Descubren un mecanismo celular clave en el desarrollo del cáncer de mama

  • Científicos del IBEC explican cómo las células mamarias detectan y actúan ante la rigidez del tejido.

Científicos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) han descubierto el mecanismo molecular por el que las células mamarias son capaces de detectar y responder a la rigidez del tejido de su entorno, factor clave en el desarrollo de cánceres como el de mama.

Pere Roca-Cusachs, investigador principal del estudio que se publicó ayer en la revista Nature Materials, explicó a los medios que las células se adhieren a su entorno gracias a unas moléculas llamadas integrinas, que les permiten detectar y adaptarse al tejido.

Tras analizar las propiedades adhesivas de estas moléculas, es decir, con qué fuerza de adhieren y separan del entorno en el caso de personas sanas, los científicos revelaron que la fuerza que aplican las células se reduce si el tejido se vuelve más rígido de la cuenta.

Este fenómeno supone que la fuerza que aplican las células actúa como mecanismo de control de la rigidez del tejido, que lo mantiene en un estado óptimo.

Sin embargo, las células cancerígenas cuentan con moléculas integrinas con propiedades adhesivas distintas que no frenan la fuerza cuando el tejido adquiere una rigidez determinada, sino que, cuanto más duro se vuelve el tejido, más presión aplican.

Tal como ha descrito Roca-Cusachs, "esto lleva a un mecanismo de retroalimentación perverso" que puede desembocar en la creación de módulos duros característicos del cáncer de mama. Además, el endurecimiento del tejido "por sí mismo" puede inducir un comportamiento cancerígeno en las células mamarias.

Roca-Cusachs recordó que uno de los síntomas que indican un tumor de mama incipiente es precisamente esta rigidez del tejido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios