Sociedad

Detenido el hijo mayor de la mujer asesinada en Madrid

  • El joven confesó haber matado a su madre y a su hermanastro de seis meses de vida

Comentarios 1

La Policía detuvo ayer al hijo mayor de María Estela Espinosa Ruiz -la mujer de 45 años que el martes apareció muerta junto a su bebé de seis meses en su vivienda de Madrid- como presunto autor de la muerte de su madre y de su hermanastro y del incendio del piso donde vivían. Según informó la Jefatura Superior de Policía, la detención del joven, Gabriel G. E., de 22 años, fruto de una primera relación de la víctima, se produjo horas después de que declarase ante la Policía y quedase en libertad Miguel Antonio M. D., de 40 años, la actual pareja de la mujer y padre del bebé asesinado.

La delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce, explicó ayer que el joven, que padece trastorno mental y se encuentra en tratamiento médico, fue arrestado la noche del martes por la Policía Nacional y está ingresado en un centro hospitalario de Madrid. El detenido confesó la autoría del homicidio y del incendio de la casa donde vivían su madre y su hermanastro. Valcarce, además, felicitó a la Policía por "esclarecer rápidamente las circunstancias del asesinato" y detener al autor de los hechos.

Los primeros testimonios de los testigos apuntaban a Miguel Antonio como responsable de la muerte de su compañera sentimental y del hijo de ambos, por lo que a primera hora de la tarde del martes fue trasladado a dependencias policiales para prestar declaración. Horas después, el hombre quedó en libertad, ya que todos los indicios y las declaraciones de los testigos apuntaban al hijo mayor de la víctima como principal sospechoso.

El joven arrestado fue localizado en la madrugada de ayer en las inmediaciones del domicilio de su madre y, tras prestar declaración ante el grupo de homicidios de la Policía y confesar ser el autor del crimen, fue detenido y puesto a disposición judicial.

Según el asesino confeso, sobre las 07.30 del pasado martes, golpeó a su madre con un martillo en la cabeza y, a continuación, asfixió a su hermanastro ahogándole en una bañera pequeña. Acto seguido, trasladó los cuerpos hasta la cocina y abrió el gas. Luego, encendió la luz con intención de provocar un incendio y abandonó el domicilio "como si nada hubiera pasado", según detalló la Jefatura. Sobre las 16.00 regresó a la vivienda y, tras comprobar que no se había producido el incendió todavía, prendió fuego con un mechero a varios muebles de la casa y se marchó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios