Detienen a un preso tras fugarse del hospital y estrellarse con un coche

  • Los Mossos activan numerosas patrullas y un helicóptero para alcanzarle tras huir del Hospital Santa Tecla de Tarragona.

Un preso fugado ha olbigado este mediodía a movilizar multitud de dotaciones de los Mossos d'Esquadra e incluso un helicóptero en Tarragona. El recluso se fugó tras ser trasladado al hospital Santa Tecla, amenazó a un agente y a una médica y se fugó con un coche que robó. En su huida se estrelló contra una farola, pero fue atrapado cuando huía corriendo.

Según explicaron fuentes policiales a Europa Press, Juan María G.D., de 28 años, fue trasladado al Hospital de Santa Tecla de Tarragona desde la cárcel de la ciudad porque decía sufrir dolores muy fuertes en la muñeca y las piernas tras haberse caído.

El hombre fue atendido en el servicio de urgencias del centro --que atiende a los presos de la provincia--, donde se le hicieron radiografías. Al salir, sobre las una y cuarto de la tarde, el individuo cogió unas tijeras y amenazó a un agente. En los primeros momentos de confusión y tensión, cogió a una médica adjunta y se la llevó unos 100 metros fuera del centro amenazándola con las tijeras en el cuello.

  Al ver un coche parado en un semáforo en rojo, dejó libre a la mujer, obligó a salir al conductor y huyó a toda prisa con el vehículo. El joven se fue por la Vía Augusta y la carretera N-340 en dirección norte.

Los Mossos d'Esquadra activaron inmediatamente un espectacular dispositivo de búsqueda que incluyó un helicóptero, así como más de una decena de coches patrulla tanto de seguridad ciudadana como de tráfico.

Finalmente, el joven se estrelló con el coche contra una farola de la calle Tarragona de Cunit (Tarragona). Aunque intentó huir a pie, los agentes le alcanzaron, le redujeron y le trasladaron a dependencias policiales.

Al joven le constan múltiples antecedentes por robo y se encontraba cumpliendo una pena de prisión por el mismo delito, de la que le faltaba por cumplir un año. Al no tener delitos contra las personas, no era considerado un preso peligroso e iba custodiado por dos agentes.

La médica no sufrió daños físicos, pero presenta un estado de choque, "lógico" por las circunstancias vividas, según un comunicado del hospital.

El director del centro, Josep Mercadé, consideró que el incidente "pone de manifiesto la necesidad de reforzar la vigilancia policial" y "revisar el protocolo de asistencia y custodia de los usuarios detenidos". Este nuevo protocolo tendría que preservar el derecho a la intimidad de todo el mundo, pero a la vez garantizar la seguridad de los profesionales del centro médico.

  Mercadé dijo que son "conscientes" de los inconvenientes que tienen que "asumir" al ser el centro de referencia para presos enfermos o lesionados, "como servicio a la sociedad" y con la voluntad de ser "solidarios con todos los estamentos sociales".    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios