EEUU retira sus barcos de ayuda de la costa birmana

  • Los norteamericanos abandonan, cansados del continuo rechazo de la Junta Militar pese a los esfuerzos de la ONU.

La supuesta apertura de la Junta Militar birmana coneguida con la visita al país del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, en relación a la asistencia humanitaria a los damnificados por el ciclón ‘Nargis’, sigue sin hacerse efectiva. Los barcos militares estadounidenses desplegados en la zona para ayudar a los damnificados, hartos de que el régimen impida el acceso al delta de Irrawaddy, abandonarán de forma completa el país asiático. Naciones Unidas ya reclamado a la Junta que agilice los trámites para los visados de los trabajadores humanitarios.

El comandante de las fuerzas estadounidenses en el Pacífico, el almirante Timothy Keating, anunció hoy que el grupo del USS Essex tenía previsto zarpar hoy después de que la Junta Militar se negase a permitir la entrega de ayuda humanitaria en el delta más afectado por el ciclón, que causó más de 133.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos. El almirante aclaró que, no obstante, el despliegue dejará varios helicópteros de gran tonelaje en la vecina Tailandia para asistir a los esfuerzos humanitarios.

A su juicio, los líderes birmanos deberían "tener un cambio de corazón y aceptar toda la ayuda para los que sufren que nosotros estamos preparados para dar", lamentó en un comunicado. En este sentido, aseguró que han realizado durante las últimas tres semanas hasta 15 intentos de convencer al régimen para que permita el acceso de helicópteros y lanchas, pero se han negado "todas las veces". "Me siento triste y frustrado  por saber que hemos estado dispuestos a ayudar a reducir el sufrimiento de cientos de miles de personas y ayudar a mitigar la creciente pérdida de vidas, pero hemos sido incapaces de hacerlo a causa de la inamovible posición de la Junta Militar birmana", lamentó.

Naciones Unidas calcula que el paso de la tormenta ha dejado a 2,4 millones de ciudadanos del país asiático damnificados, sin las necesidades cubiertas en comida, bebida, refugio o atención sanitaria básica. Por ello, la organización no se conforma con el 'no' reiterado por el inflexible Gobierno birmano y, a través de su Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, le instó a extender a otras siglas el trámite rápido de visados.

Actualmente, el proceso para los funcionarios de la ONU dura dos días, pero el personal de otras ONG debe primero registrarse en las embajadas de sus países de origen y, a partir de ahí, se remite la solicitud a Myanmar. Lamentablemente, la ayuda humanitaria internacional sólo ha llegado a un 49% de los afectados por el huracán y los beneficiarios, según la portavoz de la OCHA, Elisabeth Byrs, reciben "niveles de asistencia inconsistentes". No obstante, a pregunta de los periodistas, Byrs puntualizó que no hay constancia de ninguna muerte por falta de auxilio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios