Filipinas llora a 650 víctimas de 'Washi' mientras busca a cientos de desaparecidos

  • Las autoridades mantienen que la población se confió pese a las alertas, pero dudan de que éstas llegaran con la antelación suficiente · El número de damnificados es de 106.476, de los que 34.911 están en centros de acogida

Los equipos de rescate buscaban ayer en el mar y en casas anegadas a cientos de personas desaparecidas tras las inundaciones que afectan al sur de Filipinas, donde la cifra de víctimas mortales llega ya a 653.

La Cruz Roja local tiene datos de 808 personas desaparecidas, incluidas 447 en la ciudad de Iligan y 347 en la de Cagayan de Oro, mientras que en las listas del Centro Nacional de Prevención y Respuesta a los Desastres la cifra es de 281. La diferencia en los datos se debe a lo difícil de recabar información debido a la extensión de los daños causados por la tormenta tropical Washi en las regiones de Mindanao y Visayas.

Hay áreas donde los equipos de rescate no comenzaron a entrar hasta ayer y otras zonas en las que todavía hay casas sumergidas que nadie ha revisado.

Una mujer relató a la radio local que cuando el nivel del agua comenzó a subir, el viernes, se aferró a un neumático junto con otros vecinos y acabaron arrastrados por el torrente en una playa a 32 kilómetros de distancia.

Más de 80 cadáveres han sido encontrados en las playas de las provincias de Misamis Oriental y Lanao del Norte.

Hasta el momento, 552 personas han fallecido en las localidades de Cagayan de Oro e Iligan y el resto de las víctimas mortales se han registrado en las provincias de Bukidnon, Negros, Compostela Valley y Zamboanga del Norte.

Cagayan de Oro, con medio millón de habitantes, es la capital de Misamis Oriental, mientras que Iligan, con 318.000, pertenece a Lanao del Norte.

El número de damnificados es de 106.476, de los que 34.911 se encuentran en 30 centros de acogida, de acuerdo con el Consejo Nacional de Prevención y Respuesta a Desastres. El director de esta agencia, Benito Ramos, señaló que los afectados necesitan urgentemente agua potable y que luego precisarán asistencia para reconstruir sus vidas.

La Cruz Roja local calcula que las personas que necesitan ayuda ascienden a 400.000.

Cely Asinero y su familia abandonaron su casa de una planta cuando el nivel del agua había alcanzado un metro de altura y se refugiaron en la vivienda de su hermano, según la edición del diario local Inquirer. Creyeron que en esa casa, de dos pisos y la más alta de la aldea, estarían a salvo, pero tuvieron que hacer un hueco en el techo para subirse al tejado, donde se ataron entre ellos con sábanas.

Todos los muertos examinados hasta la fecha perdieron la vida ahogados, menos los cinco de Compostela Valley, que fallecieron sepultados por una avalancha de tierra.

Mientras los cadáveres se acumulan en las funerarias de Cagayan de Oro y no pueden ser embalsamados porque primero hace falta restablecer el servicio de agua, la prensa local, expertos y parte de la población se han enzarzado en un batalla dialéctica con las autoridades sobre quién ha tenido la culpa de la catástrofe.

"Con un día de antelación no es suficiente (...) Los primeros boletines de la tormenta son del jueves, con un pronóstico de que golpearía Filipinas el sábado o el domingo", indicó la columnista Nini B. Cabaero en el Sun Star. "Pero el jueves por la noche, las lluvias comenzaron y hallaron desprevenidas a familias en varias provincias de Visayas y Mindanao", añadió.

Las autoridades mantienen que la culpa es de la población, que se confió pese a las alertas oficiales.

"Mindanao no es una zona habitual de tifones y muchos residentes fueron sorprendidos sin haberse preparado", afirmó el presidente de la Cruz Roja local, Richard Gordon, quien tiene previsto viajar hoy a la zona afectada.

Entre la tarde del viernes y la madrugada del sábado, Washi descargó en Mindanao más cantidad de agua que todo la recogida en la región durante un mes de la estación lluviosa.

Los expertos de las agencias internacionales identifican el chabolismo como el principal factor del gran número de víctimas que causan en el país los desastres naturales y que evidencian el mal estado de las infraestructuras.

La incontrolada deforestación también favorece las riadas y avalanchas de tierra, que son frecuentes durante la estación lluviosa, que suele comenzar en mayo y concluir en noviembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios