Hallan el cadáver de la joven desaparecida en Alicante

  • El cuerpo sin vida de María Dolores Yeste Herrera ha sido localizado a unos 1.040 metros de altitud, en una posición que aparentaba "relajación y estar durmiendo" y sin signos de violencia.

El cadáver de la joven de Agost (Alicante) de 22 años desaparecida desde el pasado día de Navidad ha sido encontrado desnudo en la cumbre de una montaña de la sierra del Maigmó sin, al parecer, signos externos de violencia.

El cuerpo sin vida de María Dolores Yeste Herrera ha sido localizado a última hora de la mañana desde el cielo por un parapentista y, según el testimonio de éste, se encontraba a pocos metros de la cima de una montaña, a unos 1.040 metros de altitud, en una posición que aparentaba "relajación y estar durmiendo" y sin signos de violencia.

"Las únicas muestra de golpes eran arañazos en las piernas", ha indicado el parapentista, José Manuel, quien ha calificado de "increíble" que la joven pudiera ascender hasta ese lugar sin ropa a estas alturas del año.

Ha relatado que, cuando vio el cadáver desde el aire, decidió aterrizar en la cima para confirmar que se trataba de una persona y que cuando lo confirmó dio aviso a la Guardia Civil, que se ha hecho cargo de la investigación a la espera de los resultados del examen forense.

La Guardia Civil no tardó demasiadas horas en confirmar la identidad del cuerpo y a media tarde determinó que se trataba de María Dolores Yeste Herrera.

La desaparición de esta joven había causado una honda conmoción en su pueblo, Agost, de poco más de 4.000 habitantes donde todos se conocen.

Centenares de vecinos y amigos habían participado en las labores de rastreo durante los últimos días, para reforzar a los efectivos de la Guardia Civil, policía local de Agost y la vecina Tibi, y otros miembros de Protección Civil y la Cruz Roja.

Junto a ellos, todos los días han participado en la búsqueda los padres de la desaparecida, Juan Pedro Yeste y Crescencia Herrera, quienes han mantenido hasta el último momento "esperanza" por poder encontrar viva a su hija.

Los padres denunciaron la desaparición la noche del miércoles, después de 24 horas sin saber nada de su hija, y el primer día se encontró su coche cerrado en El Palomaret, una zona poco transitada de las faldas del Maigmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios