La momia de Lenin conserva una cuarta parte de los tejidos originales

  • El cálculo, hecho por un diario de negocios a instancias de un diputado, ha sido desmentido por la institución que se ocupa de su mantenimiento.

Comentarios 3

La momia de Lenin expuesta en el mausoleo de la Plaza Roja de Moscú conserva apenas una cuarta parte de los tejidos originales del cuerpo del fundador de la URSS. La revista Vlast hizo ese cálculo movida por el diputado Vladímir Medinski, quien la semana pasada exigióque la momia sea retirada del corazón del país con el singular argumento de que sólo conserva "un 10 por ciento de lo que antes fue Vladímir Ilich Lenin".

Tras consultar a forenses, Vlast (Poder), un suplemento del influyente diario de negocios Kommersant, ha llegado a la conclusión de que el legislador rebajó al menos a la mitad la masa de los restos originales del artífice de la revolución bolchevique de 1917.

El semanario recordó que, antes de ser embalsamado el cuerpo de Lenin, los médicos le extrajeron el cerebro (1.340 gramos) y los órganos internos, cuyo peso concreto se desconoce, pero que suele representar una media del 17 por ciento de la masa completa.

Según varias fuentes, la momia de Lenin actualmente pesa unos 55 kilos, por lo que en el momento de su muerte Lenin debía pesar no menos de 65 kilos.

Desde entonces, además de los órganos extirpados, la momia ha perdido la mayor parte del líquido corporal (el plasma de la sangre y el líquido de los tejidos), que ha sido sustituida por la solución embalsamadora, señala la publicación.

Como el peso del líquido interno habitualmente representa un 60 por ciento de la masa del cuerpo, su pérdida puede estimarse en al menos 39 kilos.

"De esta forma, como resultado de la autopsia y el consiguiente embalsamamiento, el fundador del Estado soviético ha perdido unos 50 kilos de la masa que tenía en vida, es decir, un 77 por ciento", indica el semanario.

Y concluye que "por tanto, lo que yace ahora en el mausoleo es cuerpo de Vladímir Ilich Lenin en al menos un 23 por ciento", y no la décima parte, como indicaba el diputado Medinski.

Cada año y medio, la momia de Lenin es sometida a tratamientos químicos de mantenimiento y retocada durante aproximadamente un mes.

Durante ese tiempo, el mausoleo, llamado irónicamente por algunos rusos "el museo de nuestra figura de cera", cierra al público y queda excluido de los recorridos turísticos de Moscú.

La conservación del cadáver de Lenin está a cargo del Instituto Científico de Estructuras Biológicas (CTBM), que durante el periodo soviético fue una institución secreta con la misión exclusiva de conservar en buen estado el cuerpo momificado.

Según los especialistas del CTBM, el cadáver embalsamado del líder comunista está en perfecto estado y "puede permanecer expuesto en el mausoleo otros cien años e incluso más".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios