Manson, el icono del mal absoluto

  • Se cumplen 40 años del asesinato de la actriz Sharon Tate y varias personas más a manos de una secta dirigida por el hombre del que sólo mencionar su nombre hace sentir escalofríos a los norteamericanos

Los brutales asesinatos sucedieron hace 40 años, pero siguen ocupando a la opinión pública de Estados Unidos hasta hoy. Con la muerte a sangre fría de la actriz embarazada Sharon Tate y otras víctimas en Los Ángeles, el Mal se encarnó en un rostro en el país el 9 de agosto de 1969: Charles Manson.

La imagen del líder de una secta calificada de hippie, con sus ojos oscuros penetrantes, rodeados de un pelo desordenado, se imprimió en las conciencias de sus compatriotas. El psicópata, encerrado en la cárcel de Corcoran State, en California, encarna para muchos el lado oscuro de Estados Unidos.

Para otros, el criminal que hoy tiene 74 años se ha convertido en un ídolo pop. El negocio florece en torno a este hombre que puso fin en una noche al verano del amor de los 60.

Ese día Manson envió a cuatro de sus seguidores a la mansión de la actriz de 26 años en Hollywood, embarazada de ocho meses. Tres mujeres y un hombre entraron con bayonetas, pistolas y cuchillos en la casa en la que Tate, esposa del director de cine Roman Polanski, estaba con unos amigos.

Lo que pasó después no se sabe claramente y es inconcebible: Tate fue encontrada la mañana siguiente tras haber sido mutilada de forma cruel y ahorcada con una cuerda de nylon.

Según la Policía, los asesinos apuñalaron decenas de veces su cuerpo y el del bebé aún no nacido. Junto con Tate se encuentran los cadáveres del estilista Jay Sebring, su antiguo prometido, y en otra habitación otros dos amigos asesinados de forma también bestial.

En la pared los asesinos escribieron con la sangre de la actriz "pigs" (cerdos). En el jardín se halló un quinto cadáver, el de Steven Parent, de 18 años, que apareció casualmente por el lugar de los crímenes.

Al día siguiente los criminales vuelven a atacar. Esta vez en la casa del dueño de una cadena de supermercados, Leno LaBianca, y su mujer Rosemary. En Los Ángeles se desata el pánico.

"Esos asesinatos fueron terriblemente crueles y bárbaros", recuerda Vincent Bugliosi, quien fue el encargado de acusar a Manson como fiscal en 1970, en la revista Newsweek. "De pronto se tacharon nombres de listas de invitados o se cancelaron fiestas. Nadie sabía si los asesinos se encontraban entre ellos. La venta de perros de vigilancia y de armas aumentó de forma drástica", señala.

Tres meses después fueron detenidos Manson y nueve miembros de su familia, tras lo cual se produjo el juicio más largo y más caro en la historia de Estados Unidos. Todo el mundo asistió cautivado al poder demoníaco con el que Charles Manson convirtió a su grupo de jóvenes blancos burgueses en asesinos a sangre fría.

Manson nació en 1934 en Cincinnati (Ohio) y fue hijo ilegítimo de una joven de 16 años. Pasó gran parte de su juventud en correccionales y cárceles. Cuando llegó a San Francisco en 1967, pronto se convirtió en un líder en medio del ambiente de drogas y hippies. Con sus seguidores, a los que llamaba la "familia", se mudó en 1968 al rancho Spahn, cerca de Los Ángeles, un antiguo set de rodaje de los años dorados de Hollywood. Manson predicaba el amor libre según sus criterios, y desarrolló la idea de que la raza negra quería exterminar a la blanca. Pero cuando la guerra racial seguía sin comenzar en el verano de 1969, se decide a iniciarla él y envía a sus asesinos a "mostrar cómo se mata a los blancos".

En abril de 1971 Manson y tres de sus seguidoras son condenados a muerte, después de que se probara que estuvieron implicados en siete muertes. La pena es conmutada por prisión perpetua un año más tarde, tras la eliminación temporal de la pena capital en California.

Pero Manson sigue ejerciendo poder. Ningún preso estadounidense recibe tanto correo de fans como él. "Hoy casi todo grupo moralmente reprobable de Estados Unidos, desde los satánicos a los skinheads neonazis, se alimentan de Manson y de su filosofía envenenada", afirma el fiscal Bugliosi. "Es su icono espiritual, el máximo sacerdote del odio contra el establishment".

Bugliosi escribió con la historia de Manson el mayor best seller criminal de todos los tiempos. Helter Skelter vendió siete millones de ejemplares. Y luego aparecieron innumerables libros, películas y cintas. En internet se vendía hace poco por 175 dólares una foto polaroid de Charles Manson con miembros de la familia, mientras que por un dibujo suyo se ofrecían hasta 1.800 dólares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios