Nueva Zelanda se convierte en el decimotercer país del mundo que legaliza el matrimonio gay

El Parlamento de Nueva Zelanda aprobó ayer la legislación que reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo y se convirtió en el primer país del Asia-Pacífico y el decimotercero del mundo en legalizar este tipo de enlaces. El proyecto de ley de la legisladora laborista Louisa Wall fue aprobado por 77 votos a favor y 44 en contra, tras un complicado proceso que comenzó en agosto del año pasado y en el que los legisladores emitieron un "voto de consciencia".

El resultado de la votación que enmienda la Ley de Matrimonio de Nueva Zelanda, de 1955, desató una ovación y felicitaciones entre congresistas y el público asistente a la sesión, que se pudo seguir en directo por televisión. Antes, la diputada Wall, vestida con una chaqueta irisada, el símbolo de la reivindicación de las minorías sexuales, había defendido en su intervención que las leyes matrimoniales han sido utilizadas históricamente "como una herramienta de opresión". Wall recordó las prohibiciones contra el casamiento de alemanes y judíos en la década de 1930 en Alemania o los enlaces interraciales en Sudáfrica durante el apartheid.

Cuando la medida entre en vigor y esté lista la documentación para los trámites, previsiblemente en agosto, las parejas homosexuales y transgénero podrán casarse, y aquellas que han contraído nupcias en el extranjero podrán solicitar el reconocimiento oficial en Nueva Zelanda. La ley, que contó con el apoyo del primer ministro del país, el liberal John Key, también evitará que los transexuales tengan que divorciarse en caso de que cambien de género. No obstante, seguirán siendo ilegales los enlaces entre más de dos personas y tampoco se modifican las leyes de adopción vigentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios