Pablo Ibar comparece ante el nuevo juez de su caso

  • El encargado del segundo juicio al español al que le ha sido anulada la pena de muerte quiere agilizar el proceso.

El español Pablo Ibar compareció este viernes ante el nuevo juez de Estados Unidos asignado a su caso, Raaj Singhal, que mostró su deseo de agilizar la celebración del juicio al que debe someterse tras la anulación de la condena y pena de muerte que pesaba sobre él por la muerte de tres personas.

En una audiencia abierta a la prensa, Singhal preguntó a los abogados defensores cuánto tiempo necesitan para preparar el nuevo juicio contra Ibar, acusado de los asesinatos del dueño de un local nocturno, Casmir Sucharsky, y de dos modelos, Marie Rogers y Sharona Anderson, ocurridos el 26 de junio de 1994 en Miramar, localidad de Florida, en el sureste de EEUU. Además, convocó una nueva reunión el próximo 1 de julio. La breve vista judicial o "conferencia de seguimiento" tuvo lugar en los tribunales de la localidad de Fort Lauderdale, en Florida, y duró poco más de 10 minutos. "Ha sido un largo viaje y hemos esperado mucho tiempo para que llegue este momento. Es un día maravilloso y vamos a poder demostrar la inocencia de Pablo", dijo visiblemente emocionada la esposa de Ibar, Tania.

No obstante, y pese a que "nadie sabe lo que va a pasar", Tania Ibar se mostró esperanzada de que se declare inocente a su marido, que compareció ante el tribunal con un  uniforme granate, esposado y aspecto nervioso. Para el abogado Benjamin Waxman, los nervios son una reacción normal, dado el largo tiempo de aislamiento que ha vivido y "los muchos cambios que se han producido desde febrero pasado", cuando el Tribunal Supremo de Florida anuló la pena de muerte. "Pablo necesita una oportunidad para respirar y sentirse mejor", dijo Waxman fuera de la sala junto al equipo de abogados que defiende a Ibar, de 45 años, que lleva casi 22 años preso, 15 de ellos en el corredor de la muerte.

Hace poco más de 24 horas que el español fue trasladado del corredor de la muerte en un penal de Reinford, en el norte de Florida, a una institución penitenciaria común del condado de Broward, donde se encuentra Fort Lauderdale y se celebrará el nuevo juicio en su contra por el triple asesinato. La defensa de Ibar dará especial prioridad en la próxima audiencia del 1 de julio a la concesión de la libertad bajo fianza a su cliente, una decisión que queda ahora en manos del magistrado: "Somos muy optimistas sobre la perspectiva de la concesión de la libertad bajo fianza", indicó uno de los abogados. "Las cosas pueden empezar a ir ahora rápido y todo parece que marcha por el buen camino", dijo Cándido Ibar, que visitará a su hijo el próximo domingo para abrazarle y compartir con él "el gran apoyo que ha tenido de tanta gente; algo que ayuda mucho".

El español, sobrino del fallecido boxeador español José Manuel Ibar "Urtaín", fue condenado a la pena capital en el año 2000. Antes se había celebrado un primer juicio, en 1998, en el que el jurado no pudo llegar a un veredicto unánime de culpabilidad y el juez lo declaró nulo al no haber pruebas dactilares ni genéticas que vincularan a los acusados con el triple crimen. Después de ese juicio, el 28 de agosto de 2000, Pablo Ibar recibió condena y se convirtió en el único español sentenciado a muerte en Estados Unidos.

Sin embargo, el Supremo de Florida anuló a comienzos del pasado febrero la condena que pesaba sobre Ibar, entre otras cosas por el hecho de que su ADN "no fue encontrado en la camiseta recuperada" en el lugar del triple crimen y que el asesino usó para "cubrirse parcialmente el rostro". La Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, formada para ayudar al español preso en EEUU, calcula que va a necesitar 1,3 millones de dólares para contar con una defensa "eficaz" en el nuevo juicio, según indicó el mes pasado, cuando comenzó una serie de reuniones con vistas a lograr apoyo institucional en España. Según dijeron sus portavoces entonces, ya tenían más de la mitad de esa suma pero van a necesitar apoyo de la ciudadanía española para recabar lo que les falta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios