El Papa justifica el derecho de intervención de Naciones Unidas

  • Benedicto XVI recordó a los estados que su primer deber es proteger a la población

El Papa afirmó ayer que la ONU tiene el "deber" de intervenir para proteger a la población ante crisis humanitarias o violaciones de derechos, cuando sus estados no lo hacen. En su intervención ante el pleno de la Asamblea General de las Naciones Unidas, con presencia de sus 192 países miembros, Benedicto XVI recordó que "el deber primario" de todo estado es el "de proteger a la propia población" de cualquier tipo de violaciones de derechos humanos o crisis humanitarias.

"Si los estados no son capaces de garantizar esta protección", la comunidad internacional "debe intervenir con los medios jurídicos previstos por la Carta de las Naciones Unidas y otros instrumentos internacionales", dijo. Benedicto XVI indicó que la intervención de la comunidad internacional "no tiene por qué ser interpretada como una imposición y una limitación de la soberanía". Y aseguro, que, al contrario, "la indiferencia o la falta de intervención es lo que causa un daño real".

Sin embargo, el Papa recordó la necesidad de agotar todas las vías diplomáticas para resolver la crisis. "Lo que se necesita es una búsqueda más profunda de los medios para prevenir y controlar los conflictos, explorando cualquier vía diplomática posible y prestando atención y estímulo también a las más tenues señales de diálogo o deseo de reconciliación", agregó. El Papa señaló que es el principio "de la responsabilidad de proteger" en el que se tienen que basar las Naciones Unidas". Recordó, en ese sentido, que el dominico español Francisco de Vitoria, precursor del derecho internacional, describió dicha responsabilidad "como un aspecto de la razón natural compartida de todas las naciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios