Percibe la pensión de viudedad desde 1998 pese a matar a su mujer y a su hijo

  • El asesino recibe una retribución mensual de unos 2.400 euros. El Gobierno asegura que es legal al establecerse antes de la Ley contra la Violencia de Género.

Comentarios 3

Nemesio Antonio Pisonero, en prisión por matar a su mujer y a su hijo en 1998, percibe la pensión de viudedad desde ese año, con lo que se trata del segundo caso de estas características detectado en los últimos días, según confirmaron fuentes penitenciarias. Las citadas fuentes confirmaron que el condenado percibe dicha prestación, pero que en ningún caso Instituciones Penitenciarias tiene acceso a sus cuentas ni capacidad para actuar sobre ellas. Fuentes del Ministerio de Trabajo informaron de que la pensión que percibe Pisonero procede del Ministerio de Economía, encargado de abonar las prestaciones a los funcionarios pertenecientes a la Mutualidad de Funcionarios del Estado (Muface), colectivo al que pertenece el condenado.

Nemesio Antonio Pisonero ha estado cobrando durante los últimos trece años la pensión correspondiente a la mutua de clases pasivas por la fallecida, que ascendía a más de 800 euros al mes en el último año. Desde el pasado marzo, el condenado percibe la retribución máxima legal, de unos 2.400 euros mensuales, cifra en la que se incluye su propia jubilación. Nemesio Antonio Pisonero fue condenado a 26 años de cárcel, con un cumplimiento efectivo de 20, por matar a su mujer y a su hijo el 25 de marzo de 1998 en el que era el domicilio familiar situado en Laguna de Duro (Valladolid).  Allí, madre e hijo murieron tras recibir varios disparos efectuados con una carabina del calibre 22.

Economía intentará revocar la pensión de viudedad, pero es legal

El Ministerio de Economía estudiará la posibilidad de "suspender con carácter inmediato" la pensión de viudedad que percibe Pisonero, pero recuerda que esta situación es legal puesto que la sentencia es anterior a la Ley contra la Violencia de Género. Desde el Ministerio de Economía han explicado que la Ley Integral contra la violencia de Género, que impide que los asesinos hereden de su mujer o cobren una pensión de viudedad, que fue aprobada en 2004, no tiene efecto retroactivo, y sólo puede aplicarse a las sentencias firmes dictaminadas tras la entrada en vigor de la Ley. Así, la sentencia firme de Nemesio Antonio Pisonero, que ingresó en prisión en 2008, fue dictada en 2001, tres años antes de la entrada en vigor de la Ley contra la violencia de género.

Tras conocer este caso, Economía ha dado orden a la Abogacía del Estado "para que estudie la posibilidad de suspender, con carácter inmediato", la prestación que percibe el citado asesino. No obstante, las mismas fuentes han precisado que el Ministerio no puede adoptar ninguna medida hasta conocer el informe jurídico y saber si existe alguna herramienta legal que permita retirarle la pensión.

El caso de este asesino se suma al de Llorenç Morell, condenado en 2005 a 18 años de prisión por haber matado a su esposa en Sils (Girona) y que, desde julio de 2005 y como consecuencia de un error administrativo de la Seguridad Social, estuvo cobrando una pensión de viudedad de 592,92 euros mensuales. La Ley Integral contra la Violencia de Género impide que los asesinos hereden de su mujer o cobren una pensión de viudedad, por lo que, tras investigar el caso, la Seguridad Social revocó la citada paga "de forma inmediata". El error no se descubrió hasta que tuvo que realizarse la audiencia prevista para calcular el valor de los bienes con los que el condenado debería haber hecho frente a la indemnización, y fue en dicho acto donde la Seguridad Social reveló que este organismo estaba pagando una pensión de viudedad al condenado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios