La Policía austriaca no ve evidencias de que Fritzl tuviera cómplices

  • Investigan la relación del 'carcelero de Amstetten' con el homicidio de una joven hace 20 años.

Comentarios 14

Que Josef Fritzl padece un trastorno mental que guarda una estrecha relación con cuestiones sexuales quedó claro tras conocer la situación en la mantuvo a su hija durante los últimos 24 años. Ahora, el currículum delictivo de Fritzl comienza a salir a la luz. Primero fueron unas fotos y un vídeo en el que estaba de vacaciones en Tailandia, presumiblemente, por turismo sexual, y ahora la investigación policial le relaciona con el crimen de una joven de 17 años a la que violaron y asesinaron hace 20 años. Por otra parte, los agentes dudan de que Fritzl tuviera un cómplice en el crimen, tal y como se asegura desde que se conoció el suceso.

Según van avanzando las investigaciones sobre qué es exactamente lo que ocurría en los 60 metros cuadrados en los que vivían encerrados los hijos de Fritzl, la Policía comienza a tener inseguridades sobre la existencia o no de algún cómplice en el crimen, como se viene comentando en los últimos días. La existencia de fotografías e, incluso, de un vídeo en el que el 'monstruo de Amstetten' toma el sol, recibe un masaje e, incluso, monta en elefante en Tailandia durante sus vacaciones allí, abre las sospechas sobre si su estilo de vida permitía mantener a cuatro personas encerradas en un sótano, a las que tenía que dar de comer ya tender regularmente. Sin embargo, las autoridades austriacas plantean que el hombre podría haber dejado el sótano repleto de comida durante su ausencia, por lo que no ven evidencias de que Fritzl actuara acompañado.

En este sentido, también se investiga si alguien más aparte de Fritzl sabía la combinación que abría la puerta de la 'casa de los horrores' para poder sacar a Elisabeth y a sus hijos del sótano en caso de que a él le pasara algo.

Además, según una información de RNE, Fritzl había dispuesto en la puerta de entrada al sótano un sistema por el que, si por cualquier causa no podía acudir al sótano, pudiera abrirse desde dentro, aunque se desconoce si Elisabeth y sus hijos conocían este detalle.

Asimismo, según una información de ‘The Times’, los agentes de la Policía austriaca investigan las cinco propiedades que poseen los Fritzl para rastrearlas a fondo y asegurarse de que no tienen en su interior alguna celda de similares características a la que mantenía encerrados a Elisabeth y tres de sus hijos.

Mientras tanto, unos 200 vecinos de la localidad de Amstetten celebraron una vigilia a la luz de las velas en la plaza del pueblo para apoyar a la familia. Su responsable, Elisabeth Anderson, manifestaba que su objetivo era ofrecer su apoyo a las víctimas de Fritzl y dejar claro que Amstetten no es un pueblo terrible ni sus vecinos personas que miran hacia otro lado cuando algo terrible sucede.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios