Sanidad anuncia que pronto se podrá consumir el aceite de girasol

  • El ministro de Sanidad asegura que la situación "está controlada" y que el aceite tiene una concentración muy baja de hidrocarburos y que, por tanto, "no hay riesgo de toxicidad aguda"

Comentarios 27

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, ha tranquilizado hoy a la población sobre el consumo de aceite de girasol, al garantizar que la situación "está controlada" y que "se está cerca" de levantar la recomendación de no utilizarlo. La Agencia Española de Seguridad Alimentariadesaconsejó ayer a los ciudadanos el consumo de este producto, tras haberse detectado contaminación por hidrocarburos en partidas llegadas de Ucrania.

La Comisión Europea (CE), que confirmó la existencia del aceite en Francia, Italia, Holanda, Reino Unido y España, ha explicado que, según los análisis efectuados, el riesgo ante su consumo se sitúa en el nivel más bajo de la escala europea, pues no pone en peligro la salud humana.

Soria ha explicado en Sevilla que "está perfectamente controlada la entrada y la identificación" del producto contaminado, y ha señalado que se están localizando todas las partidas que posteriormente se incorporarán a las tiendas o bien se retirarán. En el caso de que los consumidores hubieran comprado aceite de girasol antes de la recomendación sanitaria, ha dicho que tiene una concentración muy baja de hidrocarburos y que, por tanto, "no hay riesgo de toxicidad aguda".

El ministro no ha querido desvelar, "por prudencia", las marcas afectadas, aunque las dará a conocer en los próximos días. Soria ha justificado las medidas drásticas adoptadas para proteger a los ciudadanos en la sensibilidad especial existente entre la población española, al haberse producido en el pasado casos de crisis alimentarias relacionadas con el aceite.

El presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Félix Lobo, ha asegurado que la retirada se ha producido "de forma voluntaria por parte de las empresas" tras un acuerdo adoptado entre distribuidores, productores y establecimientos. Lobo se reunió hoy con la presidenta del Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU), Francisca Sauquillo, y con diez organizaciones de este ámbito, que han aplaudido la actuación preventiva de Sanidad.

Sauquillo ha declarado a EFE que "por encima de todo está el derecho de preocuparse por la salud de los ciudadanos" y ha instado a los fabricantes y a las empresas a que no vendan aceite de girasol hasta que se levante la alarma.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha denunciado la "falta de transparencia" de Sanidad y ha expresado su "inquietud" por las declaraciones del ministro de Sanidad. El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, ha sostenido que las palabras de Soria "aumentan la falta de transparencia en la alerta", ya que ha informado de que "se inmovilizaron y retiraron algunas partidas de aceite procedentes de Ucrania" cuando el Ministerio "no ha ordenado la retirada" del producto del mercado.

El secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), Lorenzo Ramos, ha considerado "alarmante y una absoluta barbaridad" la forma en la que el Gobierno ha gestionado el problema, porque "han montado un follón que va a poner al sector patas arriba".

En este contexto, el PP pedirá el lunes en el Congreso de los Diputados que los responsables del Ministerio de Sanidad comparezcan al día siguiente para que expliquen "qué es lo que está pasando exactamente" respecto a "la crisis del aceite de girasol". Así lo anunció hoy el presidente del PP, Mariano Rajoy, quien ha referido que "la gente tiene derecho a que se le dé una explicación" porque "lo que ha ocurrido requiere algo más que las medidas que ha tomado el Gobierno de retirar todo el aceite de girasol".

La compañía francesa Saipol, que importó por el sureño puerto de Sète una partida de 2.600 toneladas de aceite de girasol contaminado procedente de Ucrania, envió 125 toneladas a España, han indicado fuentes oficiales francesas. Una portavoz de la Dirección General de la Represión de Fraudes explicó que Saipol supo el pasado martes que ese cargamento -que había llegado a Sète en febrero o en marzo- estaba adulterado, y lo comunicó al día siguiente a las autoridades francesas, que decidieron bloquear inmediatamente todos los lotes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios