El Solitario dice ser "un expropiador de bancos a mucha honra"

  • Jaime Giménez Arbe negó ayer, en la primera sesión del juicio, haber asesinado a dos guardias civiles en la localidad navarra de Castejón en junio de 2004

Jaime Giménez Arbe, El Solitario, negó ayer haber asesinado a dos guardias civiles en la localidad navarra de Castejón el 9 de junio de 2004 y se calificó, no como un atracador, sino como un "expropiador de bancos a mucha honra" debido a su ideología "anarquista" y "antisistema". Giménez Arbe, para quien el Ministerio Público pide 52 años y medio de cárcel, está acusado del asesinato de los guardias civiles Juan Antonio Palmero y José Antonio Vidal, cuyo coche patrulla habría acribillado con un subfusil desde su todoterreno en la carretera N-113, a la altura del cruce de Castejón.

No obstante, Giménez Arbe, en la primera sesión del juicio iniciado ayer en la Audiencia Provincial de Navarra, aseguró que "yo no he sido nunca un asesino ni he matado a nadie" y achacó el asesinato de los dos guardias civiles a un ex compañero de ideología anarquista, natural de Córcega, al que habría conocido a finales de los años setenta.

El Solitario, quien subrayó que no puede pedir perdón "de algo que no he hecho", relató, en respuesta a las preguntas de su abogado, Marcos García Montes, que a finales de los años setenta conoció a dos personas, que luchaban por la independencia de Córcega. Estas dos personas, comentó, le propusieron "pasar a la acción directa" y participó en un primer atraco en el que tuvo "un papel secundario".

Giménez Arbe afirmó que, hasta su detención el pasado año 2007 en Portugal, había mantenido la relación con estas dos personas, que eran las que, según dijo, le proveían de vehículos y armas para sus actividades, que nunca ha calificado como atracos, sino como acciones contra el "capitalismo fascista que nos controla".

En respuesta a su abogado, también aseveró que en junio de 2004 cojeaba si no utilizaba un bastón debido a una dolencia de cuádriceps y puso en duda los relatos de los testigos que le vinculan con los asesinatos al destacar que esos testimonios se produjeron en 2007, tras su detención, y cuando "para mi desgracia" era "la persona más conocida de España".

Los testigos oculares que declararon ayer en la primera sesión del juicio describieron ante el tribunal un todoterreno pequeño de color oscuro desde el que se realizaron los disparos a los agentes, aunque mostraron sus dudas acerca del modelo concreto del Suzuki.

El Solitario, quien se negó a responder a la acusación popular que representa a la Asociación Independiente de la Guardia Civil, indicó a la acusación particular ejercida por las familias de los agentes que el subfusil usado para el asesinato de los guardias civiles lo había empleado anteriormente, aunque dijo que nunca ha matado a nadie, y que se había deshecho de este arma en Francia.

Sin embargo, comentó que en mayo de 2004 adquirió en Francia a sus ex compañeros corsos un vehículo Suzuki Vitara y diversas armas, entre las que se encontraba ese subfusil, que según dijo no debería haber entrado en el lote y de cuya presencia no se percató hasta el 10 de junio, al día siguiente del asesinato de los guardias civiles.

Tras las declaraciones de ayer, Giménez Arbe fue trasladado a la prisión de Pamplona, desde la que hoy será conducido de nuevo a la Audiencia Provincial para que asista a la declaración de otros catorce testigos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios