Sos Racismo ve actitudes xenófobas en medios de comunicación y políticos

  • La organización pide anular la Ley de Extranjería porque, en su opinión, "cronifica" los casos de inmigrantes irregulares

El informe anual de SOS Racismo alerta de la implantación de un discurso social que favorece los casos de racismo, del que responsabiliza, en gran parte, a los políticos "por la reproducción de tópicos negativos con fines electoralistas" y a algunos medios de comunicación cuando abordan este tipo de situaciones. Para esta ONG, este tipo de actitudes favorecen la pervivencia de un "racismo social de baja intensidad". Además, SOS Racismo plantea la derogación de la Ley de Extranjería porque sus mecanismos son "discriminatorios y lesivos" de los derechos de los inmigrantes y porque está contribuyendo a crear un "proceso de cronificación de la irregularidad", al no incluir una vía de salida a esta situación.

Durante la presentación del Informe Anual 2008, el coordinador de este estudio, Edoardo Bazzaco, ha explicado que cerca de medio millón de extranjeros se encontraban en situación irregular en diciembre de 2007 y que "en la actualidad no tienen posibilidad de cambiar esta situación porque no existen mecanismos legales". La organización ha criticado la política de repatriaciones del Gobierno, que en los últimos cuatro años cuantifica que ha afectado a 370.000 personas -"un 43% más que el ejecutivo del PP"- y la duración de la retención en los Centros de Internamiento para Extranjeros.

El estudio expone que las decisiones de la UE en materia de inmigración hacen que se convierta en "una isla inalcanzable" y recuerda que el pasado año se localizaron los cadáveres de 1.861 personas que intentaban llegar por mar y tierra al territorio europeo, aunque el número real de fallecidos "nunca se sabrá". Por ello, esta organización incluye entre sus propuestas el cese de la política de externalización del control de fronteras, el cierre de los centros de internamiento por "la falta de regulación" de los mismos y la implantación de medidas permanentes de regularización. El informe denuncia situaciones de explotación laboral en el ámbito rural y en trabajos domésticos, y de discriminación de personas extranjeras respecto a las políticas sociales.

También plantea que "otra grave forma de racismo es el representado por los abusos de los cuerpos de seguridad públicos y privados", que representaron el 11% de las denuncias presentadas en sus oficinas, según Bazzaco, quien ha señalado que el mayor número lo fueron por agresiones y discriminación por parte de particulares -el 28%-. "Más de lo mismo", es para el coordinador del estudio una de las conclusiones del análisis de casos de racismo en España en 2007, periodo "que se ha caracterizado por la continuidad de las políticas de inmigración y extranjería y por la ausencia de políticas de integración que promuevan el reconocimiento de derechos", por lo que exigen al Gobierno que "actúe".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios