El Vaticano estudia que los hijos de los sacerdotes lleven sus apellidos y hereden

  • La Santa Sede plantea medidas para los cada vez numerosos más curas que viven en concubinato

La Santa Sede estudia medidas para los cada vez más numerosos casos de sacerdotes que viven en concubinato y tienen hijos y entre las soluciones que baraja se encuentra la de garantizar a la prole el apellido del padre y que puedan heredar sus bienes personales, aseguraba ayer el diario italiano La Stampa.

Este no es un fenómeno nuevo, pero en confrontación con antaño, añade el diario, los reconocimientos de paternidad con las pruebas de ADN pueden suponer una "avalancha" de procedimientos judiciales para el reconocimiento de esos hijos, y la Santa Sede "está preocupada por la multiplicación de causas millonarias, como las ocurridas por los abusos sexuales en EEUU".

El Vaticano, según la misma fuente, estudia garantizar los derechos sociales a la mujer y a los hijos, "con una especie de contrato civil que no les excluya de la herencia, lo que permitirá que la prole reciba el apellido del sacerdote-papá, a la vez que éste continuaría ejercitando su ministerio". El diario agrega que los hijos heredarían los bienes personales del sacerdote, mientras que los "bienes de beneficios eclesiásticos, propiedad de la Iglesia, seguirían en manos de ésta".

Gianni Gennari, teólogo y sacerdote casado tras obtener la dispensa papal, afirmó en el artículo de La Stampa que es "injusto" que las diócesis tengan que responder con su patrimonio de la "infidelidad y mezquindad de su clero". Gennari aboga por distinguir entre los bienes de la parroquia "de los de los curas que no han sabido asumir sus responsabilidades ante los hombres, ante Dios, ante la Iglesia y sobre todo ante las mujeres que han implicado ilícitamente en sus infidelidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios