El balance del terremoto de Irán deja más de 530 muertos y 7.800 heridos

  • El presidente persa visita la zona afectada mientras el Gobierno recibe críticas por la falta de ayudas

Hasan Rohaní, ayer. Hasan Rohaní, ayer.

Hasan Rohaní, ayer. / ABEDIN TAHERKENAREH / efe

Al menos 530 personas murieron y 7.800 resultaron heridas en el terremoto del pasado domingo en el oeste de Irán, según las últimas cifras difundidas. Estos datos suponen un aumento considerable en el número de víctimas mortales en el seísmo en la provincia de Kermanshah, fronteriza con Iraq. El recuento se fue incrementando con el avance de las tareas de retirada de escombros de las cerca de 30.000 viviendas destruidas. El Gobierno iraní decretó ayer día de luto nacional para honrar a las víctimas del terremoto.

El Ejecutivo se centra ahora en el reparto de ayuda a los damnificados en medio del descontento de los afectados por su desoladora situación. Al lugar de la tragedia acudió el presidente persa, Hasan Rohaní, para supervisar de cerca las labores de socorro y visitar a los heridos. "Trataremos de reparar los daños causados por el desastre en el menor tiempo posible", dijo el mandatario. Junto a las ruinas de sus viviendas en Sarpul Zahab, una damnificada se quejó de la falta de alimentos y de la actuación institucional: "Sólo nos han ayudado los soldados", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios