El 'carcelero' gozaba de una buena posición económica

  • Fritzl figura como propietario único de seis inmuebles en el resgistro e hizo remover decenas de métros cúbicos de tierra en un solar que adquirió sin ninguna razón aparente.

Josef Fritzl, conocido desde el domingo pasado en todo el mundo como "el carcelero de Amstetten", está registrado como propietario único de seis bienes inmuebles, repartidos por varias localidades del Estado federado de la Baja Austria. Por lo tanto, el jubilado gozaba de una cómoda posición económica, según revela el registro central de la propiedad de Viena.

Según informa hoy el semanario vienés News, en un solar adquirido por Fritzl hace apenas tres años, el hombre había hecho mover decenas de metros cúbicos de tierra, aparentemente sin ninguna finalidad. La policía está investigando cual fue el objetivo de estós movimientos.

En la lista figuran la propia casa familiar, tres edificios con numerosos apartamentos y locales comerciales, otra casa y un terreno, por un valor estimado de unos 2,2 millones de euros.

Los edificios están ubicados en las localidades de Waidhofen an der Ybbs, Sankt Pölten (capital de Baja Austria) y en Amstetten, la ciudad de 23.000 habitantes donde el perito eléctrico jubilado encerró a su hija en un sótano debajo de su casa.

El semanario destaca, además, que en uno de los inmuebles adquiridos por Fritzl en Amstetten el hombre quería construir 13 casas adosadas, un centro de oficinas y un aparcamiento para 30 vehículos, un proyecto que fue suspendido ante la resistencia de los demás vecinos.

Los análisis de ADN, hechos públicos ayer, confirmaron la confesión de Fritzl de ser el padre biológico de todos los hijos que su hija Elisabteh, de hoy 42 años, dio a luz en condiciones infrahumanas en un escondite de unos 60 metros cuadrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios