La carestía alimentaria hace peligrar una década de mejoras en desarrollo

  • Los máximos responsables de la economía mundial alertan de las consecuencias "terribles" del alza de precios para los países pobres · Los expertos piden un pacto como el de la Gran Depresión americana

Comentarios 2

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, alertó ayer en el marco de la reunión del FMI y el Banco Mundial (BM) en Washington sobre las consecuencias devastadoras que podría tener la explosión mundial de los precios en el sector de los productos alimenticios. Una inflación en aumento, especialmente en alimentos, puede tener consecuencias "terribles" para el mundo, por lo que es necesario adoptar medidas para contener el alza de precios, dijo el director del FMI. La situación, si no se corrige, podría hacer retroceder en una década los avances en materia de desarrollo alcanzados por los países más pobres de la comunidad internacional.

Strauss-Kahn explicó que, si no se adoptan medidas, "el hambre llevará a una quiebra del sistema económico".

Según el presidente del FMI, el desarrollo obtenido en los últimos cinco o diez años puede quedar "totalmente destruido".

Si los alimentos continúan siendo tan caros como hasta ahora, "la población de una gran cantidad de países podría verse ante consecuencias terribles", advirtió Strauss-Kahn. "Cientos de miles de personas morirán de hambre, miles de niños sufrirán los efectos de una alimentación deficiente", indicó. El directivo agregó que la economía de muchos países podría quedar destruida y que esta evolución también puede tener consecuencias en el acontecer político de cada región.

"No sólo es una cuestión humanitaria y económica, sino también un tema que atañe a la democracia."

Por su parte, el BM discutirá un plan internacional para reducir el hambre, anunciado hace menos de dos semanas por su presidente, Robert Zoellick. En momentos en que el alza de los precios de los alimentos amenazan las políticas de estabilidad en países pobres, Zoellick lanzó una llamada a desarrollar otro New Deal [nuevo acuerdo] para una política alimenticia mundial, similar al programa de los años 30 del siglo XX bajo la presidencia de Franklin D. Roosvelt en Estados Unidos, en la época de la Gran Depresión.

En muchos estados pobres como Haití, el alza del costo de vida ya ha provocado disturbios, saqueos y episodios de violencia. Ante la situación de caos del país, varios estados americanos, como Nicaragua y Venezuela, an anunciado envíos de alimentos.

Según datos brindados por el BM, los precios de los productos alimenticios registraron un alza del 83% en los últimos tres años. En el caso del trigo, el aumento incluso fue del 181%. Se considera que los principales factores que generan la subida de precios a escala internacional son el fomento en el uso de biocombusitbles, el cambio en las costumbres alimenticias de países como China, que presentan economías emergentes, las extensas sequías como las que se han dado en Australia y el elevado precio del petróleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios