explotación sexual

Tres detenidos por obligar a cuatro mujeres a prostituirse en Vitoria

  • Las mujeres eran captadas, tras anunciarse como empleadas domésticas y cuidadoras.

  • Las amenazaban con dañar a sus familias en Colombia.

Comentarios 1

La Ertzaintza ha detenido a tres personas por trata de seres humanos con fines de explotación sexual por haber obligado a cuatro mujeres a prostituirse en dos pisos de Vitoria, bajo la amenaza de hacer daño a sus familias en sus países de origen de Latinoamérica, ha informado el departamento de Seguridad. 

La investigación comenzó tras tener sospechas de que en un piso de Vitoria varias mujeres eran obligadas a ejercer la prostitución. Se trataba de tres colombianas, encerradas por la responsable del piso y su pareja. 

Las víctimas eran captadas en su país de origen, tras haber publicado anuncios en los que se ofrecían para realizar tareas domésticas o como cuidadoras de personas mayores. 

Pero, una vez captadas y ya en destino, se enteraban que los trabajos no se correspondían con lo acordado, debiendo hacer frente a una deuda contraída con la organización por los traslados. 

Los ertzainas lograron liberar a una cuarta joven víctima de la misma organización, la cual había huido de Vitoria y fue localizada en Gipuzkoa. 

Uno de los miembros de la organización, también de origen sudamericano, aprovechando la situación vulnerabilidad de las mujeres, además de obligarlas realizar prácticas sexuales no deseadas, les hacían consumir sustancias estupefacientes y alcohol en contra de su voluntad, todo ello para incitar a los clientes a realizar más gasto. 

La situación llegó a ser tan asfixiante para las mujeres víctimas que el pasado día 11 de marzo las tres decidieron escaparse con lo puesto del piso en el que se encontraban, aprovechando la ausencia de sus captores, para lo cual rompieron el candado de la puerta del dormitorio donde les tenían encerradas. Sin embargo, una de ellas decidió regresar poco después al piso para recoger sus enseres y se encontró con sus tratantes, que la golpearon y encerraron nuevamente en una habitación. 

A raíz de esta agresión, agentes de la Ertzaintza acudieron a la vivienda, y, tras hablar con la víctima y comprobar su situación, arrestaron a la mujer que las tenía retenidas y les obligaba a ejercer la prostitución. 

Además los agentes iniciaron la búsqueda del compañero de la arrestada y le detuvieron en una céntrica calle cuando se dirigía a otro domicilio de la organización, donde fueron liberadas las otras dos mujeres que habían huido en un principio del piso anterior. 

La investigación permitió descubrir a una tercera persona que también tenía conocimiento de la situación de trata y explotación de las mujeres porque participaba en la custodia de las mismas en los pisos e incluso las habría vejado, por lo que también fue arrestada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios