tráfico

Serrano admite "fallos" pero culpa otra vez a la concesionaria de la AP-6

  • El director general de la DGT recalca en el Congreso que no se irá pese a la exigencia de la oposición

El director general de Tráfico, Gregorio Serrano, reconoció que "hubo errores" y "fallos" en la gestión del temporal de nieve que dejó atrapados a miles de ciudadanos en la AP-6 en la noche del 6 al 7 de enero, pero volvió a insistir en que la responsabilidad de las autopistas recae en las concesionarias. Así lo afirmó durante su comparecencia ante la Comisión de Seguridad Vial del Congreso, a la que acudió para explicar la gestión de la DGT durante este episodio. Comenzó su intervención pidiendo disculpas a los ciudadanos que pasaron "frustración, frío, rabia" y señaló que lo sucedido se debió a "varias circunstancias".

Subrayó que la predicción meteorológica "desafortunadamente no es una ciencia exacta" pese a los avances tecnológicos y que todavía existe un "margen de incertidumbre en términos de acumulación y de duración" en el caso de las nevadas. También se refirió a la información que su departamento facilitó a los usuarios de las vías desde el jueves, que fue "de la mejor y extensa manera" que podía el gabinete de comunicación de Tráfico. De hecho, indicó que el teléfono de información 011 recibió 42.000 llamadas ese fin de semana, mientras que la actividad de Twitter de la DGT "se multiplicó por 50" y la web "recibió unas 500.000 visitas diarias, cuando en un día normal se registran unas 20.000".

No obstante, el responsable de la Seguridad Vial volvió a apuntar a la concesionaria como responsable de la gestión, tal y como ya hiciera en anteriores ocasiones. Aludió en su intervención a la Ley de construcción, conservación y explotación de autopistas para recordar que, según esta normativa, "la competencia para conservar la vía y para el mantenimiento de la viabilidad de la misma en perfecto estado" es de la concesionaria, en el caso de la AP-6, Iberpistas.

Además, Serrano enfatizó en que las decisiones fueron tomadas por "la concesionaria", especialmente en los que consideró como "los dos fallos mortales de necesidad" que, a su juicio, ocasionaron el caos vivido en esa autopista. Estos dos errores se produjeron, según indicó, a las 19:00, cuando Iberpistas "levantó la restricción" de entrada a la AP-6 de camiones, que se había establecido unas horas antes, "a pesar de la nevada que estaba cayendo"; y a las 21:00, cuando se volvió a cerrar la vía, pero "no se activó el protocolo de autoprotección" de la carretera hasta dos horas después, impidiendo que ayudas del Estado, de la DGT o la Unidad Militar de Emergencia no acudieran hasta las 23:00. Serrano resumió que la gestión de la concesionaria fue "incorrecta y desacertada". Igualmente, afirmó que, tras abrir expediente informativo, hay indicios para abrir un expediente sancionador y penalizador a Iberpistas.

La oposición instó a Serrano a dimitir de su puesto por las actuaciones de la DGT. A estas recomendación, el director general de Tráfico apuntó que "si tuviera conciencia de haber hecho algo que mereciera la dimisión, ya lo hubiera hecho". Tampoco consideró necesario cesar a nadie de su equipo. La oposición también criticó que echara balones fuera en cuanto a su responsabilidad en esta crisis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios