Los ecologistas lamentan que los compromisos se hayan quedado "en un pie de página"

  • Las críticas se centran en el papel que ha jugado en la cumbre el Gobierno de Bush

Tanto Greenpeace como la organización WWF/Adena tuvieron ayer duras palabras contra la delegación estadounidense asistente a la Conferencia de a ONU sobre el Cambio Climático en Bali, que eludió comprometerse a establecer una fecha concreta para cumplir el rango de reducciones de emisión de gases que aceleran el cambio climático. El director ejecutivo de Greenpeace International, Gerd Leipold, aseguró ayer que "la Administración Bush ha manipulado sin escrúpulos el nivel de acción sobre el cambio climático que la ciencia exige", y que "la ha relegado a un simple pie de página".

Por su parte, el director del Programa global de Bosques de WWF/Adena, Rodney Taylor, señaló que la delegación estadounidense "intentó salirse con la suya" al bloquear en un principio el encuentro en la localidad indonesia, aunque "finalmente tuvieron que ceder ante la presión". Además, Taylor aseguró que "la hoja de ruta de Bali deja el camino abierto para que el nuevo presidente de EEUU pueda hacer una verdadera contribución a la lucha global contra el cambio climático".

Con todo, Greenpeace confía en que la mayor presión pública en cada continente acabará forzando a los gobiernos en los próximos dos años a llegar a un acuerdo sobre las "importantes e inevitables" reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero exigidas por la comunidad científica.

En términos más críticos se expresó la organización Ecologistas en Acción, que se queja de que el documento final no incluya de manera explícita reducciones de entre el 25 y el 40 por ciento en 2020 para los países industrializados.

A juicio de esta entidad, el resultado obtenido dista de ser el mejor posible e incluso se aleja de ser el que se esperaba tan sólo dos días antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios