¿Quiénes eran y por qué encerraron los Turpin a sus 13 hijos?

  • El caso del matrimonio de David y Louise y el cautiverio han conmocionado a Estados Unidos.

Louise y David Turpin se enfrentan a cargos de tortura y de poner en riesgo a 13 niños cautivos en su casa. Louise y David Turpin se enfrentan a cargos de tortura y de poner en riesgo a 13 niños cautivos en su casa.

Louise y David Turpin se enfrentan a cargos de tortura y de poner en riesgo a 13 niños cautivos en su casa. / EFE

El matrimonio David y Louise Turpin han despertado indignación en Estados Unidos y el resto del mundo por las condiciones de suciedad y desnutrición en las que fueron encontrados el fin de semana pasado sus 13 hijos en una vivienda en California, varios de ellos amarrados a la cama con cadenas.

Aquí, un detalle de lo que se sabe hasta ahora sobre la pareja que fue detenida y acusada de tortura por mantener cautivos a sus hijos de entre dos y 29 años:

La pareja: Sobre los padres se sabe que eran oriundos del estado de Virginia y particularmente religiosos. Familiares los han calificado como una pareja protectora que decía estar destinada por dios a tener una familia numerosa y esa podría ser, según las autoridades, una de las razones por las que los esposos decidieron mantener aislados a sus hijos. 

Situación financiera: David, de 57 años, trabajó como ingeniero en la compañía aeroespacial Lockheed Martin y luego estuvo por ocho meses en Northrop Grumman con sueldos de 140.000 dólares anuales, mientras Louise, de 49 años, se dedicaba al hogar. 

Antes de llegar a California vivieron en Texas, en donde se declararon por primera vez en bancarrota, y desde hace varios años llegaron a la costa este y allí volvieron a declararse en bancarrota por deudas que iban de los 100.000 a los 500.000 dólares. Aún no está claro de dónde provenían los ingresos actuales de la familia, que constantemente salía de vacaciones.

La casa: La vivienda de un nivel en donde fueron hallados los niños y jóvenes está ubicada en la calle Muir Woods de Perris, una ciudad del condado de Riverside, a unos 90 kilómetros de Los Ángeles. La comunidad está compuesta por amplias casas que tienen una distancia relativamente corta entre sí, por lo que muchos se preguntan cómo hicieron los esposos para callar la tortura por años. En el estacionamiento de la número 160 siempre hay una van y tres automóviles modernos y en una de las ventanas se ve aún decoración navideña. 

Seis menores y siete adultos: Seis niños y siete jóvenes mayores de edad fueron encontrados por las autoridades al ingresar a la casa en donde, según vecinos, nunca se vieron visitas. Ninguna de las diez mujeres y tampoco los tres hombres aparentaban sus verdaderas edades por lo delgados que lucían y al menos tres de ellos estaban amarrados con cadenas y candados a las camas. Ninguno asistía a la escuela.

Escuela en casa: Se presume que la licencia que David obtuvo para tener en su casa una escuela privada era para darles educación a sus hijos a puerta cerrada. En California, las instituciones de ese tipo operan fuera de la jurisdicción del Departamento de Educación y de sus regulaciones porque estudiantes y tutores son directamente responsables de ellas. Por esta razón, las autoridades no tuvieron ningún tipo de aviso ni reporte previo.

Familiares y amigos: Los primeros en manifestar su consternación fueron los abuelos paternos. Betty Turpin dijo a medios estadounidenses que su hijo y su nuera eran unos padres protectores y por "razones de seguridad"  vestían igual a los 13. Nada de lo relatado por los niños y jóvenes fue advertido, al parecer, por amigos de la familia que la calificaban en sus comentarios en algunas fotografías publicadas en redes sociales de perfecta, amorosa y feliz.

Sin embargo, para algunos vecinos era llamativa la forma en que los padres mantenían en perfecto control a sus hijos al punto de no dejarlos salir a jugar o a socializar con los demás niños y jóvenes de la comunidad.

El escape: Una joven de 17 años fue la encargada de dar aviso a las autoridades después de escapar por una ventana de la casa de sus padres, David y Louise, en la mañana del domingo. Según versiones periodísticas, la llamada al 911 fue hecha desde un aparato móvil desactivado que la joven encontró en la vivienda.

El cautiverio: Tras escuchar lo relatado por la joven, los oficiales ubicaron en la propiedad a la pareja e ingresaron a la casa en donde constataron lo relatado por la chica. De acuerdo con el informe de la Oficina del Alguacil de Riverside, todos los jóvenes y niños pidieron comida en cuanto fueron asistidos por las autoridades antes de ser hospitalizados en centros médicos de la zona.

Los delitos: Tras el hallazgo, los esposos fueron detenidos por torturar y poner en riesgo a sus hijos. Además, les fue impuesta una fianza de nueve millones de dólares. El agente de la Oficina del Alguacil de Riverside Greg Fellows explicó que las razones por las que la pareja es acusada de tortura "saltan a la vista". "Tener 17 años y aparentar 10, estar encadenado a una cama, estar malnutrido y tener lesiones asociadas con esto es lo que yo llamaría tortura", afirmó. La ley estatal contempla una pena de hasta 20 años de cárcel por ese delito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios