Sociedad

Dos españoles entre las nueves víctimas tras un alud en los Alpes franceses

  • La Gendarmería ha comunicado que los cuatro personas que se creía que habían desaparecido están vivas y no llegaron a estar en el lugar de la avalancha.

Comentarios 2

El ascenso que tres grupos de alpinistas comenzaron a primera hora de este jueves, para conquistar la cima del Mont Blanc, conocido como la Cima de Europa, ha terminado en una tragedia, con nueve muertos confirmados. De los fallecidos, dos eran españoles ,el bombero madrileño Joaquín Aguado y el alpinista catalán Esteve Martínez, tres alemanes, uno suizo y tres británicos. Aunque en un primer momento se especulaba con la posibilidad de que había cuatro desaparecidos, a última hora del jueves, la Gendarmería francesa informó de que no había desaparecidos tras la avalancha. Un portavoz del Pelotón de Gendarmería de Alta Montaña de Chamonix dijo que dos españoles que se sospechaba podrían haber desaparecido "habían anulado su salida" y que otros dos montañeros eligieron un itinerario diferente.

El resultado del suceso se limita por lo tanto a las nueve víctimas mortales de los que se informó anteriormente, entre ellos dos ciudadanos españoles.

Avalancha, búsqueda de los desaparecidos y rastreo en la montaña

Un total de 24 alpinistas salieron a primera hora la mañana del jueves de una cabaña ubicada en el Mont Blanc y pocas horas después de haber comenzado su ascenso, amarrados uno a otros con cuerdas, se produjo una inmensa avalancha que arrastró a gran parte de ellos.

Los que iban delante fueron los que en su mayoría perdieron la vida, confirmó el capitán Patrice Ribes, quien ha comandado las operaciones de rescate. Esas tareas, en las que participaron una treintena de socorristas, duraron hasta aproximadamente hasta las 16:00 hora local y fueron suspendidas por el empeoramiento de las condiciones meteorológicas.

Ribes explicó que se emplearon tres perros entrenados para rescates de montaña, así como algunos sistemas de rastreo electrónicos, y adelantó que mañana se privilegiarán los medios electrónicos, incluido un sistema de detección de teléfonos móviles. Entre los sistemas utilizados figura uno que depende de que la víctima, porte en su ropa un pequeño disco con una fina antena que emite una señal en caso de avalancha, así como un dispositivo de rastreo que emiten una onda electromagnética que el receptor convierte en señal acústica y que permite la localización.

La búsqueda en una superficie más amplia no pudo realizarse "porque era muy peligrosa", con algún riesgo de avalancha, dijo Ribes. Varios brigadistas aseguraron que a pesar de que el lugar del accidente lleva el nombre de Monte Maldito (4.345 metros de altura), los accidentes son raros en esa zona y confirmaron que en los grupos había guías de montaña.

El ministro del Interior de Francia, Manuel Valls, sobrevoló por la tarde la zona de la tragedia y en declaraciones posteriores a la prensa declinó dar cualquier indicio sobre las causas de la avalancha. "La investigación comienza bajo la responsabilidad de la Fiscalía y corresponde a la Justicia esclarecer las circunstancias del accidente", comentó. Señaló también que las autoridades han puesto en marcha un dispositivo para acoger a las familias de las víctimas que llegarán desde varios países europeos y para las que pidió respeto.

Sobre las condiciones para realizar excursiones en los próximos días en el Mont Blanc, uno de los lugares más visitados en Francia por los turistas, Valls evitó generar temor y confirmó que hay grupos de montañeros en el nevado, "como siempre en el mes de agosto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios