Madrid

Una mujer herida muy grave tras ser apuñalada por su pareja en Madrid

  • La mujer, de 39 años y nacionalidad peruana, está ingresa con pronóstico grave tras ser presuntamente apuñalada por su pareja, que se autolesionó justo después

Comentarios 2

Un episodio de malos tratos despertaba en la mañana de hoy a los vecinos de la calle Las Marismas, en Puente de Vallecas (Madrid), después de que una mujer de 40 años y nacionalidad peruana resultara herida de gravedad tras ser apuñalada por su pareja, un hombre latinoamericano de 43 años, que también se autolesionó. Ambos fueron ingresados y se encuentran en estado grave.

Según un portavoz de la Policía Nacional, no consta ninguna denuncia previa por hechos similares ni medidas cautelares y el presunto agresor no tenía antecedentes.

Todo ocurría sobre las seis de la mañana de hoy, cuando una agresión alarmaba a los vecinos. A la llegada de la Policía Municipal, los agentes encontraron a los implicados en la discusión tendidos en el suelo de su vivienda con heridas de arma blanca.

La mujer presentaba una herida incisa y penetrante en la parte derecha del abdomen, en la región hepática, por lo que fue trasladada inmediatamente por los sanitarios del Samur Protección Civil al Hospital Gregorio Marañón. Allí llegó con un pronóstico "muy grave" por lo que los médicos procedieron a intervenirla quirúrgicamente.

Mientras tanto, el presunto agresor y pareja de la mujer, era trasladado al Hospital Doce de Octubre al presentar una herida de arma blanca en el abdomen, que reconoció haberse provocado él mismo. El hombre, Modesto H.S., de 43 años, ingresó en el hospital con pronóstico "grave" y bajo custodia de los agentes.

Según un portavoz de la Policía Nacional, que también se presentó en el lugar de los hechos, todo había ocurrido como consecuencia de una riña familiar. Además, indicó que no tienen constancia de que hubiese denuncias previas por agresiones o hechos similares, así como medidas cautelares, mientras que el presunto agresor no posee ningún tipo de antecedentes penales.

Fueron los vecinos los que dieron la voz de alarma ante los gritos que escucharon procedentes de la vivienda. Uno de los vecinos, Manuel, explicó que al escuchar los gritos de socorro pensó que se trataba de su hija, pero al comprobar que no era así se volvió a acostar. Sin embargo, los gritos continuaron, y al escuchar que la víctima repetía "socorro que me matan, que me matan" salió a auxiliarla.

Así, cuando junto a otro vecino pudo rescatar a la mujer, la taparon con una manta puesto que "le bajaba la sangre hasta los pies". Entonces, vieron como de la vivienda salía el presunto agresor, que "estaba en pijama y tenía un agujero grande también", explicó refiriéndose a la herida.  

Por su parte, otra vecina señaló que la víctima es "una chica muy maja y muy simpática" y que nunca les había oído discutir ni levantar la voz, por lo que se quedó "alucinada" al conocer el suceso. Sobre el agresor, resaltó que no le veía hace tiempo porque puede que trabaje de noche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios