La homosexualidad es delito en 72 países y en ocho se castiga con la pena de muerte

En el mundo hay 72 países que criminalizan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo e incluso ser gay o lesbiana puede costar la vida en ocho de ellos. Según el último informe Homofobia de Estado, de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (ILGA, por sus siglas en inglés), la protección y el reconocimiento a los homosexuales está presente en los países del norte de América y algunos del Sur, Australia y la mayor parte de Europa.

En cambio, la criminalización a estos colectivos se extiende por buena parte de Europa del Este, todo Asia, África -a excepción de Suráfrica, Seychelles y Cabo Verde-, y parte de Centroamérica y América del Sur.

En total, los actos sexuales entre personas adultas del mismo sexo en privado son legales -bien porque han sido despenalizados o porque nunca fueron criminalizados- en 124 estados (122 miembros de Naciones Unidas, más Taiwán y Kosovo), en tanto que se consideran delito en 72.

En muchos lugares, además, los homosexuales, aunque no son perseguidos por la ley, sí son objeto de rechazo social, discriminación e incluso acoso.

Entre los países que reconocen los derechos de los homosexuales, solamente nueve contemplan específicamente la no discriminación por razones de orientación sexual en sus constituciones y únicamente tres -Brasil, Ecuador y Malta- prohíben las denominadas terapias de conversión, tratamientos que pretenden "reconducir" la orientación sexual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios