Más jóvenes españoles emigran cada año para estudiar

  • Durante el curso 2011-2012, fueron 39.545 los españoles que se formaron temporalmente en países europeos y cerca de 5.000 los que estudiaron en EEUU.

Comentarios 8

¿Cómo mejorar la formación para tener más posibilidades de empleo? Cada vez más estudiantes completan o amplían estudios en el extranjero, principalmente en EEUU y Europa, aunque la movilidad del alumnado español se ve dificultada por la insuficiencia y recorte de ayudas públicas, que han de suplir las familias. 

Cerca de 5.000 españoles estudiaron en EEUU durante el curso 2011-2012, un 13,7 % más que el anterior. 

Son datos del último informe 'Open Doors' del Institute of International Education norteamericano. 

El 36 % eran titulados superiores, el 27,7 % tenían un nivel inferior y el 8,8 % se formaban en prácticas relacionadas con sus estudios. 

EEUU recibió 764.495 estudiantes extranjeros durante ese curso, el 25 % de ellos procedentes de China y el 13% de la India. 

España fue el vigésimo cuarto país de origen por detrás de Vietnam, con 15.000 alumnos, Irán (cerca de 7.000) o Venezuela y Colombia (en torno a 6.300 cada uno). 

El interés por cursar los equivalentes del bachillerato y del segundo ciclo de ESO en países de habla inglesa es creciente, con una demanda de plazas superior a la oferta y que aumenta más del 20 % anual, según la Agrupación Educativa de Cursos Académicos en el Extranjero (Aecae). 

Actualmente, más de 3.500 alumnos de secundaria pasan un año académico fuera de España, sobre todo en EEUU, seguido a distancia de Irlanda como destinos preferidos. 

El cupo de plazas para EEUU, que ya se ha llenado para el curso próximo, es limitado porque depende de los visados de estudiante que se conceden y suele agotarse rápidamente, explica a Efe la secretaria general de la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero (Aseproce), Marta Galea. 

Lo atribuye a la importancia de aprender lenguas extranjeras y al precio, entre 8.000 y 9.000 euros por curso en EEUU, que "no supone un gran desembolso -opina- y es una inversión". 

Según una encuesta de la consultora Círculo Formación, dos tercios de recién titulados y profesionales estudiarían un máster en el extranjero. 

El programa estrella de movilidad internacional de estudios superiores y practicas es Erasmus, que en España gestiona el Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos (OAPEE). 

Durante el curso 2011-2012, fueron 39.545 los españoles que se formaron temporalmente en países europeos, con un aumento del 9,3 %, según datos provisionales. 

De todos ellos, 34.103 viajaron para estudiar (8,5% más), de los que el 98,7 % eran universitarios; y 5.442 para realizar prácticas (14,4 % más), de los que el 52 % eran alumnos de FP superior. 

Nueve de diez universitarios eran alumnos de licenciaturas y grados, fundamentalmente de Ciencias Sociales, Empresariales y Derecho (36,3 %) y de Ingeniería, Fabricación y Construcción (20,7 %). 

La estancia media de los universitarios en centros europeos es de ocho meses; 5,5 si son estudiantes de Enseñanzas Artísticas y 2,75 si son de FP. 

Los países que más estudiantes españoles reciben son Italia (21 %), Francia (12 %), Alemania (11,6 %) y Reino Unido (10,5 %). 

Pero los Erasmus españoles comienzan a pensar en países del este de Europa, donde la vida es más barata, comenta a Efe la secretaria general de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas, Inés Sánchez. 

Las familias afrontan el dilema de elegir entre la importancia de que los hijos se formen fuera o desistir por el "sacrificio" económico. 

Estudiantes de Erasmus reunidos en Granada hace un año reclamaron que las becas del programa respondan al coste real de la vida de cada país. 

La movilidad de estos alumnos se financia con ayudas europeas, que se complementan, en el caso de España, con las del Ministerio de Educación, autonomías, entes locales y las instituciones académicas, sometidas en todos los casos a ajustes presupuestarios crecientes. 

Los estudiantes alumnos de Erasmus recibieron 111 euros mensuales de los recursos europeos gestionados por el OAPEE el curso pasado, con un descenso del 8% en comparación con el anterior; la ayuda mensual para las prácticas fue de 287 euros (-10%). 

A esto se une la caída del presupuesto del Ministerio para Erasmus, que ha pasado de 62 millones en 2011 a 15 millones previstos para 2013 (fueron 41 millones de 2012). 

También "muchas" comunidades han recortado o suprimido las ayudas, según Sánchez, así que la gente se piensa ahora "mucho más" ahora irse de Erasmus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios