Una madre confiesa haber matado a sus cinco hijos en Alemania

  • Otra mujer es detenida en el país al aparecer muertas tres de sus bebés

Comentarios 0

La madre de los cinco niños asesinados en la localidad alemana de Darry ha confesado ser la autora del infanticidio que consternó ayer a la sociedad alemana, según informó la Policía. La mujer, de 31 años, admitió ante un médico de un hospital psiquiátrico en el que fue internada que fue ella la que mató a los cinco hermanos, todos varones de entre 3 y 9 años, sedándolos primero con un somnífero para después quitarles la vida asfixiándolos.

La Policía había descubierto los cuerpos de los cinco menores durante la noche del miércoles, todos juntos, uno al lado del otro, en el interior de una habitación de la casa en la que vivían. Fue la propia madre la que alertó a la Policía sobre la tragedia.

"La mujer ha sido acusada formalmente del cargo de múltiple asesinato, pero no está en sus cabales, por lo que no es imputable de plena culpabilidad", sostiene el fiscal que investiga el caso, Uwe Wick, quien agregó que la madre deberá quedar internada bajo estricto tratamiento psiquiátrico.

Los primeros indicios sobre los problemas psíquicos de la mujer habían sido canalizados a la asistencia social local en agosto, a través de informaciones de uno de los padres de los niños, quien comentó de fantasías religiosas que tenía la mujer.

Funcionarios de la asistencia social alemana y del organismo local de protección al menor que seguían el caso y que habían dictaminado que no había un alto riesgo al respecto, tenían una cita con la madre justamente el día de la tragedia.

El pueblo de Darry, cercano a la costa del Báltico y de la frontera danesa, seguía ayer en estado de shock. La tragedia familiar se produjo el mismo día en el que la Policía había detectado otro caso de infanticidio, cuando encontró los cuerpos sin vida de tres menores en la localidad de Plauen, en el este del país, donde una mujer fue detenida como sospechosa de haber matado a tres de sus bebés recién nacidos.

La Policía halló el miércoles en el balcón de una vivienda de la localidad de Plauen el cadáver de una recién nacida, después de haber encontrado el martes otro en la nevera del mismo domicilio.

Estos dos cadáveres de bebés se sumaron al terrible hallazgo, el jueves pasado, de un primer cadáver envuelto en plástico en una maleta, en la despensa de otra vivienda, donde al parecer se encontraba desde hace cinco años. La madre de las tres niñas, que nacieron en febrero de 2002, enero de 2004 y septiembre de 2005, respectivamente, murieron, según ella, "de manera repentina".

más noticias de SOCIEDAD Ir a la sección Sociedad »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios