Al menos 233 muertos o desaparecidos por el tifón en Filipinas, además de 737 náufragos

  • El paso del tifón 'Fengshen' causa el naufragio de un ferry cuyos pasajeros no han sido localizados y riadas que han afectado a cientos de personas en el archipiélago

Al menos 233 personas han muerto o desaparecido tras el paso del tifón 'Fengshen' por Filipinas, donde se buscó hoy sin éxito a 737 náufragos del ferry que zozobró a causa del fuerte temporal, indicaron fuentes oficiales.

El número de muertos facilitada por la Cruz Roja y el Consejo Nacional para la Coordinación de Desastres, incluye los cadáveres de seis pasajeros que fueron empujados por las olas hasta la costa desde el lugar en que se produjo el naufragio del transbordador, en el que viajaban 747 personas, entre ellas unos 40 niños.

El portavoz del servicio de Guarda Costas de Cebu, comodoro Antonio Cuasito, señaló que la búsqueda de los desaparecidos fue suspendida de noche, y que las patrulleras reanudarán las tareas de búsqueda el lunes si el tiempo lo permite, y al igual los buzos que intentarán de nuevo penetrar en el buque.

Después de un intento frustrado, una patrullera de la Guardia Costera alcanzó el domingo el buque "MV Princess of Stars", a bordo del cual no encontró supervivientes cuando se hundía a unos tres kilómetros al suroeste de la isla de Sibuyan, en la región central. "No han encontrado a nadie a bordo", declaró a la prensa el portavoz de la Guardia Costera, teniente Arman Balilo. El portavoz precisó que los desaparecidos del transbordador en el que viajaban 747 personas, pudieron haber sido arrastrados por la marea hacia otras islas que forman parte de la provincia de Romblón.

Seis de los ocupantes del barco, propiedad de la naviera filipina "Sulpicio Lines", fueron encontrados muertos en la costa hasta la que el oleaje arrastró chalecos salvavidas, sandalias de plástico y otros objetos procedentes del navío. Al menos cuatro náufragos, todos ellos filipinos, lograron llegar aparentemente a nado, hasta la aldea costera de Mabini, en Sibuyan, a unos 300 kilómetros al sur de Manila, la capital. "Muchos nos echamos al mar, las olas eran muy grandes y llovía fuerte", relató uno de los supervivientes a la radio de Romblón. Otro de los cuatro hombres que alcanzaron la costa con vida, e identificado como Reynaldo Lanurias, explicó que una media hora antes de que el buque escorase, la megafonía dio la alarma y algunos pasajeros comenzaron a arrojarse al agua.

La Guardia Costera perdió contacto por radio con el transbordador hacia la medianoche del pasado sábado, después de que por la mañana del día anterior zarpara del puerto de Manila con destino a la isla de Cebú, a unos 600 kilómetros al sur. "Me han informado de que el buque tiene un gran boquete en la parte central del casco", señaló la alcaldesa de la localidad de San Fernando, Nanette Tansingco, en declaraciones a la cadena local de radio DZBB.

El jefe regional de la Guardia Costera, Cecil Chen, indicó que el buque recibió autorización para zarpar poco antes de que el tifón cambiara de dirección, y que por ello se instó por radio al capitán a que buscara refugio en algún puerto próximo. De confirmarse la muerte de los desaparecidos en el naufragio, será el mayor desastre marítimo ocurrido en el país desde diciembre de 1987, cuando cerca de 4.400 personas perecieron al naufragar en el sur del país un buque filipino tras colisionar con un barco petrolero.

El teniente general Pedro Inserto, jefe de la comandancia militar regional, dijo que las tareas de búsqueda de los náufragos del buque, que tenía capacidad para transportar unos 1.900 pasajeros, se vieron obstaculizadas por la tempestad y la falta de visibilidad. Las provincias más afectadas por el Fengshen" son las de Iloilo, en la isla de Panay y a 500 kilómetros al sur de la capital, y las de Maguindanao y Cotabato, en la isla de Mindanao y a unos 800 kilómetros al sur de Manila. "Es el peor desastre que hemos tenido jamás en nuestra historia", declaró Neil Tupaz, gobernador de Iloilo.

El presidente de la Cruz Roja de Filipinas y senador Richard Gordon, indicó que según sus datos, al menos 155 personas habían perecido y otras 72 permanecían desaparecidas a causa de las riadas y aludes provocados por las torrenciales lluvias caídas en el archipiélago durante los últimos dos días.

Por su parte, el secretario de Sanidad, Francisco Duque, anunció antes del anochecer y cuando continuaban las tareas de rescate, que que la cifra de víctimas mortales ascendía a 82, y que otras 72 personas habían sido dadas por desaparecidas en distintas provincias del archipiélago. Con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora y rachas de hasta 195, la tormenta cambió de trayectoria de madrugada y se aproximó a Manila, donde arrancó árboles y causó cortes en el suministro eléctrico en amplias áreas de la zona metropolitana.

El 'Fengshen', el tifón de mayor fuerza de la temporada y cuyo nombre local es Frank, también obligó a desalojar a unas 200.000 personas en la región de Bicol en la punta sureste de la isla de Luzón, aunque la mayoría regreso a sus hogares unas pocas horas después de que el tifón modificara su dirección. Con el tifón aproximándose a Filipinas, la presidenta Gloria Macapagal Arroyo, viajó el pasado sábado a Estados Unidos acompañada de una decena de ministros y cerca de sesenta congresistas.

Las riadas y corrimientos de tierras durante la temporada de lluvias dejan cada año decenas de muertos en Filipinas. En 2006, cuatro tormentas de inusual intensidad anegaron varias zonas de Luzón y provocaron riadas que causaron más de 1.300 muertos, casi tres millones de afectados y medio millón de casas destruidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios