Uno de cada diez nacimientos en el mundo es un bebé prematuro

  • Los niños que más preocupan a los expertos son aquellos que nacen antes de las 26 semanas y con un peso de menos de 750 gramos · Hasta en un 40% de los casos no se conocen los motivos

Un 10% de nacimientos anuales en todo el mundo corresponde a bebés prematuros, según datos del pasado año de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una tasa que en España se sitúa entre el 7 y 8%, según explica el vicepresidente de la Unión Europea de Neonantología y Medicina Perinatal, el doctor Manuel Sánchez Luna, con motivo del Día Internacional de los Niños Prematuros, celebrado esta semana.

Teniendo en cuenta que el concepto de niño prematuro es aquel que nace antes de las semana 37 embarazo, se trata de un concepto amplio y múltiple, aunque, según explica, "los bebés que preocupan son aquellos que están muy por debajo de esta edad de gestación, al menos los que nacen antes de las 26 semanas con menos de 750 gramos de peso, porque son lo que tiene mayores secuelas y menos riesgo de sobrevivir".

Cuando se nace en las 26 semanas las posibilidades de sobrevivir se encuentran en el 60%, mientras que en la 23 las posibilidades son casi nulas. Así, entre la 26 y 23 semanas se les acumulan a estos especialistas los grandes problemas en el tratamiento de estos niños.

En estos casos, el problema fundamental es que cuando se nace muy inmaduro no hay un desarrollo completo del organismo, por eso, aunque sean capaces de sobrevivir, su desarrollo va a ser completamente diferente al que se produce en el útero materno.

"Van a producirse problemas hormonales, de crecimiento y desarrollo" y, advierte, si la prematuridad se ha producido por un problema directo del feto o de la madre, incluida una infección, "lógicamente sube riesgo de secuelas".

Así, las secuelas están claramente relacionadas con el desarrollo de su sistema nervioso, y, por tanto, tiene gran riesgo de discapacidad neurológica, neurosensorial y motora; también más riesgo de tener problemas respiratorios, en el nacimiento y crecimiento; este último se produce también de manera más lenta, tanto en el peso como en la talla. Además, aumentan los problemas infecciosos al nacer.

Los niños que nacen entre la 26 y 28 semana también precisan hospitalización y tienen riesgo problemas a corto y medios plazo, "aunque son siempre menores". En este caso las posibilidades de sobrevivir superan el 90 por ciento y, prácticamente, el 60 por ciento no tiene secuelas. No obstante, "requieren cuidados muy especiales desde los primeros días y en su crecimiento durante los primeros años".

Asimismo, "los niños que nacen alrededor de la 37 semana generan un coste hospitalario y sanitario importante". Estos niños, aunque parecen preparados para sobrevivir fuera del útero, son inmaduros y, sobre todo, deben enfrentarse a problemas de adaptación.

En general, señala, "la supervivencia de estos niños ha aumentado extraordinariamente, la población que sobrevive es mayor, por eso ha aumentado también el porcentaje de niños con secuela, aunque estas también son más leves". "Se puede decir que en España sobreviven más del 85% de los niños con menos de 1,5 kg y hasta un 50% no tiene secuelas", naturalmente la mortalidad y las secuelas van aumentando según se van reduciendo las semanas de gestación.

Las causas de por qué se produce un parto prematuro son en gran parte desconocidas, de hecho hasta en un 40% no se conocen los motivos. Destaca la introducción de la mujer al mercado laboral y el aumento de prácticas poco saludables como el consumo de alcohol y tabaco. "Estos factores inciden directamente en la prematuridad", al igual que las cada vez más usadas técnicas de reproducción asistida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios