Informe

Más de 26.000 niños menores de 5 años mueren cada día en el mundo

  • Dar el pecho o usar mosquiteras puede reducir significativamente el número de muertes infantiles, según un informe de Unicef, que asegura que un 40% de estas muertes podrían evitarse.

Comentarios 1

Aunque en los últimos años las cifras de muertes infantiles se han reducido en gran medida, aún son alarmantes puesto que cada día pierden la vida 26.000 niños menores de cinco años. Lo peor de los datos presentados por el informe anual de Unicef, 'El Estado de los niños del mundo', es que el 40% de estas muertes podrían evitarse, como es el caso de infecciones respiratorias o intestinales. Por ello, el objetivo de la ONU es ahora intentar reducir la mortalidad infantil, para lo que Unicef pone el acento sobre medidas básicas como la lactancia, las vacunas o las mosquiteras para reducir significativamente el número de muertes.

"La enormidad del desafío no debería subestimarse", explica el informe de Unicef, en la publicación de los datos sobre la situación de la infancia mundial. Desde el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) consideran que es posible continuar en la misma línea del descenso en la mortalidad infantil mundial experimentado en los últimos años. Así, la cifra anual descendió hasta situarse, por primera vez, por debajo de los 10 millones (9,7).

Pero este descenso aún no permite mostrarse optimistas ante la situación ya que según los datos de Unicef, mueren al día 26.000 niños menores de cinco años por causas que van desde la neumonía a la malaria. En el 80% de los casos, estas muertes se producen en África y sur de Asia, por lo que es necesario adoptar medidas sencillas y asequibles que podrían salvar multitud de vidas e impulsar la esperaza de vida infantil en estos países asolados por el sida y que sufren la debilidad de sus gobiernos y sistemas sanitarios.

De hecho, la mayoría de las muertes de niños se producen por "el devastador impacto de neumonía, diarrea, malaria, desnutrición severa y VIH", además de sarampión y otras muchas enfermedades podrían prevenirse con vacunas y agua no potable y falta de higiene. Por ello, desde Unicef plantean medidas básicas como dar el pecho, vacunar a los niños y usar mosquiteras para reducir la tasa de mortalidad infantil de los países en vías de desarrollo. "Se ha de hacer más para aumentar el acceso a los tratamientos y medios de prevención", explicó la ex responsable de Agricultura de Estados Unidos.

Aconsejan desde Unicef para reducir la mortalidad infantil el cuidado materno, ya que en dichos países tan sólo el 27% de las mujeres da a luz en condiciones sanitarias, por lo que 500.000 madres mueren al año durante el parto. Así, se pretende promocionar la lactancia, atender al niño antes de que nazca y a la madre cuando está embaraza así como evitar los embarazos precoces, ya que aumentan las posibilidades de fallecer durante el parto.

En este sentido, la presidenta de la Fundación Unicef -Comité Español, Consuelo Crespo, señaló el importante papel de las madres, al ser quienes pueden detectar los problemas de sus hijos, al mismo tiempo que recalcó la necesidad de que los Gobiernos incluyan en sus agendas cuidados para la infancia por tratarse del "futuro del país".

Por su parte, la secretaria de estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, apuntó que "hay recetas que funcionan cuando hay voluntad política para hacerlas", aunque destacó que, pese al descenso en las cifras, aún son "dramáticas". Por ello, apuntó que el Ejecutivo español "seguirá trabajando para que la infancia sea una prioridad", para lo que próximamente el Gobierno se reunirá con Italia y Portugal para tratar la infancia en África subsahariana, Asia y América Latina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios