El paludismo mata a un millón de personas al año

  • Varias instituciones alertan en París sobre la enfermedad en la Primera Jornada Internacional de Lucha contra el Paludismo. Es la primera causa de mortalidad de los menores de cinco años en África.

El Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y el Paludismo, la Coalición Francesa contra el Paludismo y la Asociación Roll Back Malaria pidieron hoy en París "colaboración" para luchar "de manera coordinada" contra una enfermedad que mata a un millón de personas al año.

Con ocasión de la Primera Jornada Internacional de Lucha contra el Paludismo, estas tres instituciones recordaron en una conferencia de prensa que la malaria, que se contrae por la picadura de un mosquito, "es una enfermedad mortal pero que puede derrotarse".

Aunque los esfuerzos internacionales han aumentado en los últimos diez años y se ha pasado de una inversión de menos de 100 millones de dólares anuales a alrededor de 1.000 millones de dólares, estimaron que se necesita elevar esa cifra a 3.200 millones para controlar el paludismo en todo el planeta.

La distribución en 15 países de 6,5 millones de mosquiteras (cuyo coste de producción es de 4 dólares la unidad) ha permitido evitar 350.000 muertes en tres años, pero el problema es la formación para su uso, indicó Roll Back Malaria.

Para que la lucha sea efectiva es necesario, además, un compromiso tanto público como privado que aúne los esfuerzos de todos y que movilice a la opinión pública porque "nadie puede luchar sólo" contra un mal especialmente cruento con los niños en el África Subsahariana, comentó la directora ejecutiva de esta asociación, Awa Marie Coll-Seck.

El paludismo es la primera causa de mortalidad de los menores de cinco años en África y sólo en la región subsahariana esta enfermedad acaba con la vida de un niño cada 30 segundos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Coll-Seck destacó que "en todos los países en los que se han producido avances ha sido trabajando a largo plazo", y subrayó el éxito de los programas para combatir el paludismo en Ruanda, Zambia o Mali, entre otros.

Sin embargo, ésta es una enfermedad "que no tiene fronteras", precisó el consejero médico principal del Fondo Mundial contra el Sida, la Tuberculosis y el Paludismo, Stefano Lazzari, por lo que insistió en que hay que abordarla de manera regional, con acciones coordinadas en distintos países.

Además, las organizaciones subrayaron que el paludismo no es sólo un problema de salud sino también económico ya que representa la primera causa de absentismo laboral en el África Subsahariana y origina, según el Banco Mundial, unas pérdidas en la región de 12.000 millones de dólares al año.

Las mosquiteras de última generación (impregnadas de antimosquito) y los avances en investigación medica han permitido importantes avances que dan pie a un optimismo moderado.

"Estamos cerca de ganar algunas batallas en algunos países, pero lejos de ganar la guerra", declaró Lazzari.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios