El chófer y los 'paparazzis', culpables de homicidio involuntario en el caso de Lady Di

  • El jurado dictamina que hubo "una negligencia grave" por parte del conductor, que conducía bebido, y los fotógrafos que perseguían el coche donde murieron Dodi Al Fayed y Diana de Gales.

Comentarios 9

El jurado de la investigación sobre el siniestro que costó la vida a la Princesa de Gales ha concluido que su muerte se produjo por homicidio involuntario por "negligencia grave" del conductor del vehículo viajaba junto su pareja, Dodi Al Fayed, ambos también fallecidos, y de los 'paparazzi' que los perseguían desde su salida del hotel Ritz de París en la noche del 31 de agosto de 1997.

En consecuencia, tras seis meses de proceso y 252 testimonios, los once miembros del jurado popular se decantaron por esta posibilidad de entre las cinco que les ofreció el juez lord Scott Baker, entre las que también figuraba la de atribuir el suceso a un accidente, dividir la responsabilidad entre la imprudencia al volante del chófer o de los reporteros gráficos u optar por causas abiertas.

Además, el veredicto también recoge que la cantidad de alcohol del conductor, Henri Paul, con una tasa que triplicaba la permitida, como demostraron los análisis posteriores, y un recibo del bar del hotel en el que constaban las bebidas ingeridas, y el hecho de que ni Diana de Gales ni Dodi Al Fayed llevasen puestos los cinturones de seguridad contribuyeron al desenlace mortal.

No obstante, el propio responsable de la investigación había dejado claro en su resumen de los hechos que en el episodio no había "la más mínima evidencia" de implicación de los servicios de inteligencia británicos a instancias del Duque de Edimburgo, a quien exoneró de esta forma de las acusaciones del padre del por entonces novio de la Princesa, el propietario de los almacenes Harrods, Mohamed Al Fayed. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios