Las personas con ojos azules comparten un mismo 'abuelo'

  • Una mutación genética que tuvo lugar hace entre 6.000 y 10.000 años dio lugar a este color del iris.

Comentarios 2

El 9 por ciento de la población mundial, exactamente el porcentaje que se calcula que tiene los ojos azules, tiene un familiar en común: un ancestro que vivió hace más de 6.000 años y que es el único responsable de que, por ejemplo, la literatura universal se haya deshecho ensalzando ese color del iris. Un estudio de la Universidad de Copenhague ha demostrado que entre 6.000 y 10.000 años atrás un primer individuo sufrió una mutación genética que despojó a su organismo de la habilidad para pigmentar correctamente sus ojos, lo que derivó en la aparición de los ojos azules.

"Originalmente, todos teníamos los ojos marrones, pero una mutación genética que afectó al gen OCA2 en nuestros cromosomas derivó en la aparición de un cambió que, literalmente, 'desconectó' la habilidad de producir ojos marrones", explica Hans Eiberg, profesor del Departamento de Medicina Celular y Molecular de la Universidad de Copenhague y autor de un reciente estudio que seguro desmitificará esos ojos azules tan deseados en ciertos lugares del mundo, como la propia España.

El gen OCA2 tiene los códigos de la Proteína P, que está implicada en la producción de melanina en nuestro cuerpo, el pigmento que le da color a nuestro pelo, a los ojos o a la piel de los seres humanos. Ese 'cambio' del que habla el profesor Eiberg en el gen adyacente al  OCA2 no es exactamente una transformación total de sus cromosomas, sino que más bien reduce su capacidad de introducir melanina en el iris, lo que provoca que lo que deberían ser unos ojos marrones se 'diluyan' hasta convertirse en azules.

El profesor Eiberg explica, en declaraciones a la página web de la Universidad de Copenhague, que se trata de una transformación muy específica del gen, ya que si el OCA2 fuera completamente destruido o, sencillamente, anulado, perdería la capacidad de generar melanina para todo el cuerpo, lo que supondría la pérdida total de pigmento en el pelo, los ojos o la piel, una condición que se conoce como albinismo. Sin embargo, en el caso de esta mutación, la anomalía del gen afecta específicamente a la cantidad de melanina que el gen puede introducir en el iris.

Eiberg señala que la variación del color de los ojos desde el tono marrón al verde puede ser explicada por la cantidad de melanina del iris, pero los individuos con ojos azules sólo tienen una pequeña variación en esa cantidad. "De ahí que podamos concluir que todos los individuos con ojos azules están ligados al mismo ancestro", afirma el profesor, que asegura que todos aquellos humanos que tengan ese color de ojos han "heredado la misma transformación en el mismo punto de su ADN".

Por su parte, las personas con ojos marrones tienen considerables variaciones individuales en el área de su ADN que controla la producción de melanina. El profesor Eiberg y su equipo examinaron el ADN y compararon el color de los ojos de centenares de individuos de lugares tan diversos como Jordania, Dinamarca y Turquía. Sus conclusiones son el resultado de una década de investigaciones, desde que en 1996 Eiberg afirmó que el gen OCA2 era el responsable del color de los ojos.

Según el estudio, la mutación de los ojos marrones a azules no supone una transformación negativa o positiva para el ser humano, ya que es una de las muchas mutaciones como el color de pelo, la calvicie o las pecas que ni incrementan ni reducen las posibilidades de supervivencia del ser humano. El profesor Eiberg cree que su investigación lo único que demuestra es que "la naturaleza está constantemente revolviendo el genoma humano, creando un cóctel genético de cromosomas humanos y probando diferentes fórmulas".

En cualquier caso, Bécquer podrá seguir respondiendo aquello de “poesía eres tú”, aunque ahora, inevitablemente, pensará que su pupila azul no es más que una anomalía genética, lo cual despoja a cualquier iris de toda lírica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios