La juez rechaza la prescripción de los delitos de Anglés en el caso Alcásser

  • La magistrada considera que la responsabilidad criminal de Anglés en la desaparición y muerte de Toñi, Miriam y Desirée, las tres niñas de Alcásser, "no se puede considerar extinguida".

La titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Alzira (Valencia) ha rechazado considerar como prescritos los delitos por los que fue procesado Antonio Anglés, actualmente en paradero desconocido, por su participación en el llamado caso Alcásser. Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), la magistrada considera que la responsabilidad criminal de Anglés en la desaparición y muerte de Toñi, Miriam y Desirée, las tres niñas de Alcásser, "no se puede considerar extinguida actualmente por prescripción".

La decisión judicial coincide con la conclusión del informe que realizó el fiscal jefe del área de Alzira, Javier Rosa, quien se opuso a la prescripción de los delitos por considerar que las investigaciones tienen "virtualidad suficiente" para interrumpir el plazo necesario para la prescripción del delito. La Asociación Clara Campoamor, que ejerce la acusación popular en esta pieza, ya manifestó al juez instructor su rechazo a la prescripción "al menos hasta 2029, teniendo en cuenta que las últimas diligencias practicadas de las que se tienen constancia datan de 2009".

El pronunciamiento de los tribunales coincide con el vigésimo aniversario de la desaparición, en noviembre de 1992, de las tres menores, halladas muertas en enero de 1993, un crimen por el cual el único detenido, Miquel Ricart, cumple una condena de 170 años de prisión. Anglés fue procesado por tres delitos de rapto, violación y asesinato, un delito de inhumación ilegal y un delito de tenencia ilícita de armas, y el plazo establecido para su prescripción es de 20 años, ya que se calcula en función de la pena prevista para la falta más grave, en este caso el asesinato.

La juez fija como fecha para contabilizar esta prescripción el 14 de diciembre de 2009, en lugar del momento en que se cometieron los crímenes, ya que fue entonces cuando se realizaron las últimas "diligencias sustancias", y cuando se acordó el cese de las intervenciones telefónicas y de correo electrónico. En el auto, la magistrada considera que el plazo prescriptivo quedó interrumpido "por todas aquellas diligencias de contenido sustantivo practicadas" y concluye que por este motivo no se puede dar por extinguida la "responsabilidad criminal" de Anglés.

Este criterio también coincide con el del fiscal, que consideró en su informe que las últimas actuaciones relacionadas con la investigación del caso datan del 25 de septiembre de 2009 referidas a la intervención del teléfono y correo electrónico de la hermana de Antonio Anglés, Kelly Anglés, al fin de localizar al primero, declarado en rebeldía y en paradero desconocido. La búsqueda de Anglés ha continuado sin éxito por distintos países de Latinoamérica y Europa. También se ha especulado con que podría haber muerto ahogado en aguas de la costa irlandesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios