Cuando los refugiados prestan ayuda

  • La campaña ciudadana promovida por una ONG para limpiar las playas helenas cuenta este verano con la labor extra de los inmigrantes varados en Grecia, la mayoría sirios e iraquíes

Todos los años la organización ecologista griega Mediterráneo SOS (Medsos) lanza una campaña ciudadana para limpiar las playas de cara a la temporada turística. Este año la iniciativa cuenta con una novedad: por primera vez incluye a refugiados que se han ofrecido voluntariamente a ello. La idea surgió de un activista, propietario de un pequeño hotel en la localidad de Roviés, en la isla de Eubea, en el que se alojan refugiados sirios e iraquíes por un programa de la ONG Solidarity Now, con el apoyo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

"Comparto con ellos la vida diaria y veía su voluntad de hacer algo útil para nuestra comunidad, a pesar de tratarse de gente que espera ser reubicada en otros países", explica a Efe Andreas Vasiliu, el propietario del hotel. Entre 40 y 50 refugiados, más de la mitad de la gente alojada en el hotel, han participado en la operación de limpieza de la playa junto a voluntarios locales. La mitad de ellos aproximadamente son niños. Corretean entre los adultos formando pequeños grupos que se lanzan a la busca y captura de los residuos, una tarea que asumen entre el juego y la seriedad.

Forman una algarabía que por un momento hace olvidar a todos el motivo de su estancia involuntaria en esa isla de Grecia. "Me gusta todo esto, porque estamos a la orilla del mar, me gusta mucho el mar", comenta Nurdín, de 11 años, de Alepo.

"Estamos convencidos de la necesidad de integración de los refugiados en la sociedad griega, y acciones conjuntas con la gente local como esta contribuyen mucho", dice el presidente de Medsos, Vanguelis Kukiasas, y añade que "la amplia participación de los refugiados nos estimula para multiplicar iniciativas en este sentido". "Participé porque creo que es algo útil, porque me gusta ayudar y porque quiero dar una imagen positiva de nosotros", dice Mohamed, sirio de 35 años, que ha participado en la limpieza junto a su hijo Heva, de 5 años.

El hotelero cuenta que la experiencia ha sido tan positiva que ya se está programando una fiesta con música árabe y griega en la plaza del pueblo para festejar el fin de ramadán; la participación de un equipo del hotel en el torneo local de fútbol de sala y la de otro en el festival local de danzas. Los refugiados se han ofrecido asimismo a reparar el parque infantil municipal.

Este año ya han participado en las distintas operaciones alrededor de 13.000 voluntarios y centenares de colectivos, entre ellos varias decenas de colegios, que han limpiado más de 200 playas en todo el país. Y todavía no ha concluido la campaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios