El segundo satélite del 'Galileo' alcanza su órbita con éxito

  • Con esta segunda nave de la fase experimental el proyecto pretende competir con el GPS

Un cohete espacial ruso puso ayer en órbita el segundo satélite del sistema Galileo, llamado Giove-B, que verificará la tecnología necesaria para el futuro éxito de este sistema europeo de navegación por satélite. El cohete portador Soyuz-FG con el satélite europeo fue lanzado desde el cosmódromo de Baikonur, que Rusia alquila a Kazajistán en Asia Central, a las 04:26 hora local del domingo (00:16 hora española), informaron las autoridades rusas.

Según la Agencia Espacial Europea (ESA), el lanzamiento supone una "etapa decisiva" en un programa que se espera compita con el sistema de localización estadounidense GPS en el horizonte de 2013.

El satélite, desarrollado por científicos franceses, italianos, españoles, alemanes y británicos, vigilará las frecuencias asignadas al sistema y comprobará el funcionamiento del "reloj atómico más preciso del espacio", que dará más calidad al sistema Galileo.

El Giove-B, de media tonelada de peso, no formará parte de los treinta satélites del sistema Galileo que la ESA pondrá en órbita hasta finales de 2013, sino que servirá para verificar diferentes elementos técnicos del mismo.

El aparato, construido por Astrium y Thales Alenia Space, sustituirá al Giove-A, lanzado al espacio en diciembre de 2005 también en una misión de pruebas técnicas y que ya ha superado su plazo de vida útil. El lanzamiento de estos dos satélites experimentales forma parte de la "fase de validación en órbita", en la que está previsto el lanzamiento de dos más, para el futuro sistema Galileo.

Pedro Pedreiro, representante de la ESA, informó recientemente en Moscú de que la Unión Europea (UE) destinará 350 millones de euros para siete años de trabajos de investigación sobre navegación por satélite, lo que incluirá el diseño de equipos para los usuarios. Según el funcionario, la decisión de la UE en diciembre pasado de relanzar el proyecto Galileo para competir con el GPS se debe en particular a que el mercado de servicios de navegación por satélite crecerá un 45 por ciento hasta 2011, según cálculos de la ESA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios