Un tribunal italiano mantiene en prisión a un español que se declara inocente

  • El empleado de un lavacoches de Barcelona está acusado de dirigir una banda de traficantes

El español Óscar Sánchez, condenado a 14 años de prisión por un delito de narcotráfico que la Policía española considera que se le imputa por error, seguirá en la cárcel, ya que el tribunal de Nápoles ha decidido solicitar un nuevo peritaje de voz durante la vista de apelación celebrada ayer. La juez del tribunal de Apelación de Nápoles, quien revisó el juicio en el que el lavacoches catalán fue condenado, decidió denegar su libertad condicional al considerar que las pruebas que permitirían concedérsela no eran definitivas.

De acuerdo con las investigaciones de la Policía española, Sánchez sufrió una suplantación de identidad por parte de Marcelo Roberto Marín, un mafioso uruguayo detenido en España por orden de un juzgado de instrucción de Telde, Gran Canaria. Óscar Sánchez, un lavacoches de la localidad barcelonesa de Montgat fue considerado en un primer juicio como el jefe una banda de traficantes de cocaína entre España e Italia, al parecer por una confusión de identidades, según sostiene la Policía española.

El trabajador español fue entregado a Italia el 13 de noviembre de 2010 por la Audiencia Nacional a requerimiento de las autoridades italianas.

Las autoridades españolas se mostraron cautelosamente "optimistas" antes del juicio por las numerosas pruebas aportadas que certificaban la inocencia del español. Entre las pruebas figuraban el hecho de que el supuesto suplantador de la identidad de Sánchez, Marcelo Roberto Marín, se registró en el hotel Jolly Midas de Roma con el documento de identidad del lavacoches español, quien se encontraba en esos momentos en Montgat.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios