Un tribunal prohíbe la aventura de una niña holandesa que quería dar la vuelta al mundo

  • La oficina de protección de menores llevó el caso a los tribunales, preocupada por si el viaje en solitario amenazaría el desarrollo "emocional y mental de Laura o su salud".

Comentarios 4

La holandesa Laura Dekker, de 13 años, no podrá por el momento iniciar su viaje en solitario para navegar alrededor del mundo, según decidió una corte de su país, que suspendió por dos meses la patria potestad de sus padres en este tema.

Pasado ese tiempo se volverá a analizar si Laura está lo suficientemente madura como para realizar la travesía, tras ser estudiado su paso por un psicólogo, informó la jueza que preside el tribunal de familia en Utrecht. A fines de octubre, cuando vence el plazo establecido por el tribunal, Laura tendrá 14 años. Podría terminar su viaje, previsto durante dos años, con 16, y por tanto seguir estableciendo el récord de la persona más joven en conseguirlo.

El tribunal tomó la decisión tras una demanda presentada por la oficina de protección de menores, que pidió que se considerara si con el viaje en solitario se veía amenazado el desarrollo "emocional y mental de Laura o su salud", señaló la jueza. La magistrada consideró que la preocupación es razonable. Todo aquel que se embarca en un viaje así se enfrenta a situaciones de peligro, como falta de viento o tormentas, soledad y falta de sueño. En su estado actual el desarrollo de Laura se puede ver por ello amenazado.

Un día antes del anuncio del veredicto, un británico de 17 años rompió el récord de juventud en dar la vuelta al mundo en solitario, hasta ahora en manos de un estadounidense. Michael Perham regresó al Canal de la Mancha tras nueve meses y medio de travesía.

El psicólogo nombrado por el tribunal analizará si Laura es capaz de enfrentar los desafíos que encontrará durante el viaje. La corte rechazó sin embargo el pedido de los servicios sociales de suspender por completo los derechos de custodia de los padres, algo que consideró "la medida más extrema" y por tanto no necesaria en este caso. Por tanto la menor no será enviada tampoco a una institución.

Los padres de Dekker solicitaron formalmente a las autoridades hace varios meses que permitan a su hija faltar a la escuela por dos años para que pueda realizar su viaje. Cuando se les denegó la autorización, los padres dijeron que seguirían adelante, por lo que los servicios sociales iniciaron una investigación que desembocó en el proceso.

Laura Dekker vive con su padre en el barco de éste cerca de Wijk bij Duurstede, en el centro de Holanda. Tiene las nacionalidades holandesa, alemana y neocelandesa. De hecho, su padre Dick Dekker había señalado que si Holanda no se lo permitía, se marcharían a Nueva Zelanda, lugar de nacimiento de Laura -a bordo de un barco-. Pero hoy las autoridades de ese país también anunciaron que no la dejarán partir de su territorio para el viaje. "Laura tiene que contar con que aquí tendrá el mismo tratamiento por parte de las autoridades de protección de menores que en Holanda", dijo un portavoz.

También el Reino Unido había anunciado antes de la decisión de la jueza que impediría el viaje de la menor si ella llegaba a alguno de sus puertos. Sin embargo, el recorrido no incluía ese país, ya que Laura quería ir desde Holanda a las islas Canarias, para cruzar desde allí el Atlántico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios