Acceso a internet contra la pobreza

  • La conexión universal a la red podría sacar al 7% de la población de la precariedad y hacer crecer el PIB global

Si el acceso a internet fuera universal, en torno a 500 millones de personas, un 7% de la población, podrían salir de la pobreza gracias a las "oportunidades de crecimiento" que se producirían en la economía mundial, según las conclusiones del estudio Connecting the World, desarrollado por la auditora PwC para Facebook como apoyo a la iniciativa Internet.org, que impulsa la penetración de internet en los países en vías de desarrollo. En China y en India, por ejemplo, esto supondría un incremento adicional del PIB conjunto de ambos países de más de dos billones de dólares.

Según los datos del informe, en torno a 4.100 millones de personas no tienen acceso a internet todavía, lo que representa el 56% de la población mundial, y el crecimiento de la conexión de nuevos usuarios ha reducido su ritmo en los últimos años y "crece a un solo dígito".

Aun así, por cada persona conectada en un país desarrollado hay dos personas en países en vías de desarrollo que tienen acceso a la red. "Esta proporción podría crecer hasta ser de cinco a uno, si consiguiéramos el acceso universal a internet", estiman los autores del documento. De ocurrir, las estimaciones de los investigadores señalan que se produciría un incremento adicional del PIB mundial de 6,7 billones de dólares en los próximos cinco años que, al mismo tiempo, supondría una mejoría de las condiciones sociales y económicas para 4.000 millones de personas.

Además, prevén que supondría abrir un mercado valorado en 400.000 millones de dólares para los operadores de telecomunicaciones y de 200.000 millones de dólares para los proveedores de contenido, indican.

En todo caso, señalan que uno de los retos que supone la expansión de la conexión a internet consiste en el coste de las infraestructuras necesarias para garantizar la cobertura y velocidad de la conexión y "la necesidad de invertir en infraestructuras que todavía no existen" para abaratar el coste de la conexión. Sustituir las actuales redes 2G por 3G y 4G reduciría entre un 60% y 70% el coste que para los operadores de telecomunicaciones tiene servir un megabyte (MB). "Los precios de internet para el consumidor final deberían caer un 70% para hacerlo accesible al 80% de la población mundial", explican.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios