Córdoba

Alumnos de un instituto de Córdoba consiguen comunicarse con la Estación Espacial Internacional

  • Los alumnos del instituto Trassierra han tenido la oportunidad de exponer al astronauta Mike Finke cuestiones sobre la vida en la estación

Comentarios 3

El instituto Trassierra ha vivido esta mañana un acontecimiento que quedará marcado no sólo en su historia, sino en la de Andalucía: una conexión con la Estación Espacial Internacional (ISS). Una veintena de alumnos de Secundaria y Bachillerato del centro ha tenido oportunidad de exponer al astronauta Mike Finke cuestiones sobre la vida en la estación. “Es una experiencia inolvidable para el instituto. Vamos a ser pioneros”, apunta Aurora, una de los estudiantes que ha participado en el proyecto. No obstante, es la primera vez que se celebra esta actividad en la comunidad andaluza y la segunda en España –la primera fue hace cinco años en Orense-.

El proyecto surgió hace dos años cuando la profesora Inmaculada Zamorano escuchó en la radio la existencia de un programa educativo para hablar con un astronauta de la ISS. “Nos pusimos a trabajar y hacer todo lo posible para que esto saliera adelante a pesar de que era muy complicado”, comenta Mónica Sánchez, docente que se encargó de coordinar la iniciativa durante el año pasado. Los últimos meses en el instituto han sido de una actividad intensa encaminada a que el proyecto Navegando por el espacio fructificara. Profesores y alumnos han puesto todo su empeño en sacar adelante lo que para muchos era un sueño y para ello han realizado desde observaciones del espacio hasta conferencias de astronomía. Han contado con la colaboración de la Unión de Radioaficionados de Córdoba, cuyo presidente, Pedro Luque, no podía ocultar la emoción por la experiencia que estaba a punto de suceder. Él ha sido el encargado de iniciar la conferencia con Finke cuando a las 9:58 la nave que comanda éste –que circula a 26.000 kilómetros por hora- ha entrado en la cobertura idónea para ello. Nerviosismo e incertidumbre han presidido los momentos previos a la conexión. No obstante, la NASA podría haber llegado a suspender la operación incluso un minuto antes de la hora prevista, de haberse producido alguna circunstancia que lo impidiera. Las primeras palabras de Luque han provocado un silencio sepulcral en el salón de actos del centro, que se han transformado en susurros acompañados de caras de júbilo cuando Finke ha saludado a los presentes.

Finalmente, todo ha salido según lo previsto y los alumnos del Trassierra han podido resolver sus dudas sobre la actividad a 2.100 kilómetros de altura. “Le voy a preguntar qué misión está llevando a cabo actualmente”, explica Irene, que estudia primero de bachillerato. Algunos han sido más atrevidos a la hora de cuestionar. Así, algunos chicos han querido saber qué come, cómo va al baño o qué hace en su tiempo libre un astronauta, preguntas que Finke ha contestado haciendo alarde de un excelente sentido del humor. “Estoy esperando a volver a la Tierra para ducharme”, ha confesado el comandante, provocando las risas del público que ha presenciado la conexión, compuesto por un centenar de alumnos del instituto y entre el que se encontraba la delegada de Educación, Antonia Reyes, y el teniente de alcalde de cultura en el Ayuntamiento, Rafael Blanco.

La labor de dos años se ha visto culminada en doce minutos, tiempo que ha durado la conexión. Aunque ha sabido a poco, la sensación de éxito se ha reflejado en las caras de los organizadores. Para José Rafael Dueñas, coordinador del proyecto, se ha hecho realidad un sueño: “Es la guinda del pastel a muchas horas de pruebas, pero seguiremos haciendo actividades y trabajando”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios