Estudiar, una experiencia divertida

  • Juega con Coco se basa en la 'gamificación' para que los alumnos disfruten mientras aprenden

Comentarios 3

Un grupo de emprendedores de Barcelona ha creado Juega con Coco, una aplicación multidispositivo para Android, iOS y web que dinamiza el aprendizaje en el aula y transforma el estudio en una experiencia divertida.

España sigue siendo el país de la Unión Europea con la tasa más alta de abandono escolar, con casi un 20% de jóvenes que en 2015 dejaron de formarse tras acabar la ESO, según datos de Eurostat. La falta de motivación de los estudiantes está muchas veces detrás del abandono de las clases y la gamificación, o el uso del juego como herramienta educativa, es una de las estrategias que pueden usar los docentes para implicar al alumnado. Éste es el punto de partida de Juega con Coco que, como explica la directora general de la empresa especializada en gamificación y videojuegos Coco Digital Entertainment, Anna Rosàs, elimina los aspectos aburridos del aprendizaje y "busca un cambio metodológico que anime a los estudiantes".

Así, la app tiene elementos de estimulación que invitan al alumno a esforzarse, como puntos, rankings, retos, comodines y distintas herramientas que le permiten avanzar a su ritmo y mejorar la retención de los conocimientos.

Esta nueva herramienta de aprendizaje está diseñada para que cada profesor pueda introducir el contenido que quiere enseñar a sus alumnos y el software se encarga de convertirlo en una experiencia divertida.

Con el juego se puede enseñar cualquier tipo de contenido, como ortografía, matemáticas, economía o marketing, sin que se pierdan las ganas y el interés por el temario. Y el profesor, desde su perfil, puede hacer un seguimiento constante de cada alumno.

Juega con Coco tiene cinco escenarios de juego distintos para que cada profesor pueda seleccionar el estilo que mejor se adapte a la edad de los alumnos. Así, se puede utilizar tanto en colegios como para formación en empresas. La distribución de Juega con Coco está centrada ahora mismo en Primaria y ESO y se aplica tanto para uso individual de los alumnos como para fomentar la colaboración entre compañeros, para las clases o para poner deberes. Por eso, los contratos se hacen "a medida de cada centro, según el uso que quieran hacer de la plataforma", señala Anna Rosàs. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios