TV-Comunicación

"Afronto esta edición mucho más en serio"

  • El docente más carismático de la academia comenta los 'castings' y preparativos de la tercera edición de este concurso

Rafa Méndez, uno de los rostros más populares de la televisión gracias a su participación como profesor de funky en Fama ¡a bailar!, vuelve con la tercera edición del programa en el que seguirá haciendo de sus particulares gritos de guerra, como amazing o energy, un auténtico dialecto utilizado por toda la audiencia. Méndez ha estado en los castings celebrados en varias ciudades españolas para la elección de los nuevos afortunados que pronto veremos bailar en nuestras pantallas.

-¿Qué tipo de personas se han presentado al concurso?

-Estoy muy contento porque con toda la fama que ha ido obteniendo el programa mucha gente se presentaba por conseguir ser conocido, ser una Vicky, un Sergi... olvidando lo verdaderamente importante de este proyecto, bailar. Estoy muy feliz porque este año hay un nivel impresionante, la gente está viniendo muy preparada. Además, ya vienen todos los chicos mayores de edad, cosa que antes no pasaba, y eso se nota.

-¿Los profesores reciben algún tipo de instrucción o tienen potestad absoluta en la elección de nuevos alumnos?

-Tenemos poder para elegir a los concursantes pero si es cierto que es una decisión entre todo el equipo. También tiene que opinar al productora, todos los profesores… La decisión es conjunta.

-¿Qué afronta en esta tercera edición de Fama, Rafa?

-Pues la verdad es que la próxima edición tiene muchas sorpresas y yo la afronto mucho más en serio. Va a ser una edición más dura por mi parte. Quiero que los alumnos se tomen esto como una auténtica experiencia y mantengan los pies en el suelo. Me he propuesto que vivan todo con más humildad.

-¿Tanto en la actitud de profesores como de alumnos influye, en cierta medida, la existencia de cámaras?

-Hombre, somos conscientes de que están ahí, y en cierta medida claro que influyen, pero eso es lo bueno de la experiencia de varias ediciones, que al principio afecta pero cada vez menos. Éste año, tras mi experiencia quiero que los chicos se olviden de ellas y se centren en la vivencia de baile que van a tener. Lo bueno de Fama es que nada, o casi nada, es forzado. No es un reality tal y como lo entendemos hoy en día, es simplemente la realidad. Y voy a ser más exigente para que esto sea así.

-¿Cree que, una vez terminado en concurso, los participantes tienen más posibilidades laborales por haber estado en Fama que por sus dotes como bailarines?

-Mucha gente está equivocada. El paso por el concurso a algunos alumnos les beneficia pero a otros les perjudica, bien porque no han logrado tener el nivel suficiente, o porque ven que no es lo suyo… Fama para los chicos es un paso pero no todos logran seguir trabajando del baile. De hecho, ahora mismo sólo lo hacen 5 o 6 alumnos de los que han pasado por la escuela.

-¿No piensa que tantas ediciones seguidas pueden quemar a la audiencia y perjudicar al programa?

-Creo que sí. Pero yo veo Fama como una marca de una academia. Es como un colegio, tienes tus tres meses de descanso y después vuelves a estudiar. Esto es igual. Fama vuelve en septiembre pero aquí el estudio es el baile. Entiendo que no será lo mismo, pero pasa igual con las series de televisión, cuesta reengancharse hasta que cosas nuevas hacen que te mantengas.

-¿De los proyectos que ha emprendido en su carrera profesional cree que es en éste donde se ha empezado a valorar su trabajo?

-Pues la verdad es que he hecho cosas muy importantes. Estuve en un proyecto importantísimo en Italia. He trabajado con Madonna, Kylie Minogue… Lo que sí es cierto es que, con Fama a bailar, me he hecho popular. Está siendo como una recompensa a todo mi trabajo. También creo que, en toda esta ola de popularidad, influye mi carácter y mi forma de ser, que es real, tal y como la ven en casa. Yo soy así.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios