'Glow': la redención (femenina) en el ring

  • Netflix estrena este viernes la serie basada en un popular programa de los años 80 de lucha libre

  • Las protagonistas son aquellas pioneras del insólito 'show'

Las protaognistas de 'Glow' en el cartel anunciador de la serie que estrena Netflix este viernes. Las protaognistas de 'Glow' en el cartel anunciador de la serie que estrena Netflix este viernes.

Las protaognistas de 'Glow' en el cartel anunciador de la serie que estrena Netflix este viernes. / fotos: netflix

En la memoria colectiva de Estados Unidos las luchadoras de GLOW (acrónimo de Gorgeous ladies of wrestling, las bellas damas del wrestling) fueron un acontecimiento televisivo revolucionario. A la emoción de una lucha libre que encandilaba mucho a la audiencia americana, a la del Norte y también a la latina del Sur, se le unía el componente sexy y combativo de sus participantes. Netflix, indagando de manera continua en temáticas y nuevas visiones de la ficción, lanza este próximo viernes la primera temporada de estas chicas guerreras, estas mad women que forman un retrato social y cultural de los años 80, con el barniz de la época Reagan en los estertores de la Guerra Fría.

Alison Brie ('Mad Men') es Ruth, el personaje principal de estas chicas guerreras Nosotros en España teníamos a Eva Nasarre y en EEUU a Montaña Fiji

Glowestará disponible en todo el mundo con el descubrimiento para muchos países, como el nuestro, de lo que fue este compendio de luchadoras que durante cuatro años, entre 1986 y 1990, causaban delirio con sus cardados y corpulencias en mallas. Nosotros teníamos por aquí a Eva Nasarre haciendo aerobic en Puesta a punto y los estadounidenses a la Montaña Fiji, una mole de armas tomar, la luchadora más carismática de aquel programa de maillots imposibles. "Pues sí que hay diferencias entre una y otra", comenta a este periódico Alison Brie, personaje central de Glow. Brie, precisamente, era Trudy Campbell en Mad Men, otra serie que narraba una época a través de unos personajes subyugantes. "Siempre es divertido vivir otro tiempo. Pero con Ruth ha sido apasionante. Tiene su lado de drama, su lado de comedia. Y sobre todo, de diversión". En diez capítulos hay tiempo de todo. En especial para adentrarse en una época reciente que se rige por roles distintos a los de hoy. El personaje de Ruth se encuentra desesperado cuando le surge esta imprevista oportunidad, impropia e imprevisible, pero desafiante para unas mujeres que no hallaban su sitio en aquel mundo aún demasiado machista.

La fama cuesta y para aquellas damas de la lona, mucho más. La ficción narra todo ese improbable proceso de comenzar en una nave industrial y acabar en las galas de Hollywood como unas estrellas populares y reconocidas. Para unas actrices de hoy también ha sido una proeza meterse en la piel de estas gimnastas del contorsionismo furioso y recrear algunas de esas palizas sobre la lona de las recordadas protagonistas de aquel programa. Una redención de un puñado de mujeres entre los colmillos del liberalismo de los 80, llevando los tópicos de Flashdance a estas peleas coreografiadas entre leonas. Las mujeres no estaban dispuestas a ser lo que fueron. Un mensaje bien vigente hoy y que han asumido perfectamente las propias intérpretes.

La serie Glow está creada por Liz Flahive (productora ejecutiva de Nurse Jackie) y Carly Mensch y Jenki Kohan (de Orange is the New Black), en una serie pensada para lucimiento de sus actrices, como en las reclusas de Netflix. Una serie "de" mujeres, como se va a imponiendo con fuerza en los catálogos de ficción. Sí, hay un hombre en especial, el comediante Marc Maron, todo un ídolo en Estados Unidos con sus series, que interpreta a Sam Sylvia, el promotor de este programa que va a pegar a la audiencia ochentera a aquellos televisores tan redondeados. Con aquel optimismo con el que las peleonas sorprendieron a los espectadores, sus remedos buscan dar un respingo al espectador del siglo XXI.

"Mi personaje es más agresivo. Vengo de hacer telenovelas y de hacer de madre ejemplar y lo que quiero es sobrevivir y rehacerme", añade Betty Gilpin, que interpreta a Debbie, compañera, amiga y rival de Ruth en el grupo de aquellas pioneras que renovaron el entretenimiento deportivo. Ella se reserva las sorpresas que va a dar esta dama imprevisible. Maron promueve el programa y a la vez es hilo conductor de ese contexto que dibuja Glow.

Una historia heterodoxa con el que Netflix arranca el verano. La audiencia juvenil de la plataforma no va a quedar indiferente entre estos combates de una mujeres que luchan en realidad mucho más fuera del ring que dentro de él. Una parábola de redención y liberación a cargo de una docena de audaces ochenteras. Estilo vintage y realismo social para entrenar los recuerdos colectivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios