Luces y sombras de la temporada

  • Pocas novedades y continuismo en la parrilla caracterizan los contenidos televisivos en lo que va de año. Telecinco es la más vista gracias a sus 'realities'.

Comentarios 3

Fútbol y debates políticos copan estos días una parrilla que ha retrasado su prime time a causa, fundamentalmente, de la Eurocopa. A pocos días del final definitivo de la temporada, el verano aligerará los contenidos con cine, más fútbol y algún que otro estreno de relleno y escasa relevancia. Todos los canales aparcan sus pesos pesados hasta que los termómetros bajen. Entretanto, es hora de hacer balance de una temporada sin muchas novedades, con más fracasos que triunfos. Pocos programas o series de estreno han conseguido el aprobado.

TVE ha seguido innovando, sobre todo en la tarde, donde ha conseguido algún que otro tibio acierto, como los de la novela Acacias, 38 y la docuficción Centro médico. En el apartado de ficción, Cuéntame... y El Ministerio del tiempo aguardan saber si serán renovadas o no.

Telecinco, respaldada por las cifras de audiencia, se ha llevado de calle el título de cadena más vista apostando por una línea continuista gracias al buen funcionamiento de sus realities y sus talent shows sobre todo, programas que van encadenándose sin descanso. Ahora es Supervivientes, antes fue Gran Hermano VIP, y así uno tras otro siempre. Cuatro, su hermana pequeña, ha conseguido asentar un poco más una marca aún diluida tras su fusión con Mediaset, aunque tampoco ha tenido mucha suerte con sus estrenos en lo que va de año. Tan sólo se salva los Gipsy Kings y First dates. Cintora a pie de calle cosechó datos mediocres, mientras Granjero busca esposa, tras los numerosos avances, no se atreven ni a estrenarlo.

La Sexta, por su parte, ha continuado con la mirada puesta en la información y la corrupción como estandartes de su programación; de ahí el éxito de Al rojo vivo, por ejemplo, para seguir el debate electoral del pasado lunes. Antena 3, la primera cadena de Atresmedia, arrancó el año más bien perdida y sin rumbo, y al final ha pagado muy caro su mala programación en series esta temporada. Vis a vis, aún en emisión, y la no renovación de Perdiendo el norte, una de sus grandes apuestas de ficción este 2016, son buena prueba de ello.

Encabeza el ranking de fracasos de esta temporada un talent de Antena 3 precisamente, Top Dance. El espíritu del carismático Fama, ¡a bailar! volvía al prime time. Pese a jugar en un día donde pocos espacios fracasan, los lunes, el programa de baile que tenía como jurado a Rafael Amargo, Mónica Cruz y David Bustamante apenas duró un mes en pantalla y se despidió tras pasar del prometedor 17,9% del estreno a un paupérrimo 7,7% de share en su última entrega. Ni siquiera se programó una gala final a modo de despedida, el cese fue fulminante y decepcionante.

El récord también lo tiene Antena 3 en lo que va de 2016. Tan sólo una entrega de Aquí mando yo, el docurreality sobre varias familias viendo la televisión con la voz en off de Miki Nadal, bastó para que Atresmedia retirara este programa al que lo cierto es que nadie le encontró la gracia. Se supone que esta adaptación del británico y multipremiado Gogglebox iba a revolucionar el modo de ver de la televisión, o eso decían, pero lo que supuso verdaderamente fue uno de los mayores fracasos de la historia de la cadena con una única emisión por debajo de los dos dígitos.

Antena 3 no reconoce aún a Dos días y una noche como fracaso pero las audiencias demuestran lo contrario. El nuevo programa de entrevistas de Susanna Griso no terminó de despegar en su estreno y su vuelta con los líderes políticos tampoco engancha. Su primera temporada terminó a la baja con un 9% de share en plena 'temporada alta'. Su vuelta no ha pasado del 10%.

Telecinco, no obstante, también ha tenido sus batacazos. Nada más empezar el año Cámbiame Premium, la versión en prime time del diario Cámbiame, el espacio de cambio de imagen que le ha arreglado la franja del mediodía, se estrenaba al frente de uno de los presentadores fetiche del grupo, Jorge Javier Vázquez. Su costosa nueva versión no acabó de convencer y fue cayendo empicado hasta su eliminación completa. Su gran acierto de este 2016, el fichaje de Bertín Osborne en Mi casa es la tuya.

El desenlace de El Príncipe, la serie de Aitor Gabilondo y César Benítez, se cuela entre lo más visto del año con 5,2 millones de seguidores. Si bien es cierto que aparte del esperado y trágico final de esta ficción, la más vista de los últimos años, Mediaset no ha estrenado ni una sola serie en lo que va de año, apostando por nuevas entregas de La que se avecina y El chiringuito de Pepe, entre otras, pero ni una sola novedad.

La política ha desplazado a los sucesos como protagonistas en tertulias y magacines, pero esta moda no ha sido suficiente para Cuatro. Su gran apuesta para el acces prime time con Miguel Ángel Oliver al frente, Toma partido, apenas sumó dos semanas en antena firmando además uno de los mayores fracasos de Cuatro, con cuotas entre el 2 y el 3% de share diario. El reality Quiero ser monja tampoco es que entusiasmara a los espectadores, con cifras entre el 5 y 6%.

Tampoco de acertada puede calificarse la temporada para TVE. José Mota fue despachado con triple entrega nada menos el jueves viendo que El hombre de tu vida, tras un estreno en el que rondó el 14% se desplomaba a la mitad. Aunque, eso sí, apuntando algunos aciertos, no hay que pasar por alto el de Centro médico, en La 1, que logra doblar en audiencia actualmente a Esto es vida, el espacio de salud de Cristina Lasvignes que le precedió, e incluso a Cuestión de tiempo, el talk show que supuso el regreso de Patricia Gaztañaga. Al menos algo se ha revitalizado la franja de tarde.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios