Paco Cabezas, un andaluz pone la guinda a 'Penny Dreadful'

  • El sevillano dirige 4 episodios de la tercera temporada de la serie, y en diciembre hará 'The Walking Dead'

Comentarios 1

Ha rodado dos filmes en Hollywood (Tokarev y Mr Right), y ahora debuta en televisión dirigiendo a Timothy Dalton y Eva Green en la serie de terror Penny Dreadful, pero el cineasta andaluz Paco Cabezas se sigue considerando "un freak" y "un inadaptado" que a va a todas partes en patinete. "Siempre he sido un poco freak, quizá me viene de la época en que trabajaba en un videoclub. Por eso me siento identificado con esta especie de familia de inadaptados que son los personajes de Penny Dreadful", señala. Cabezas dirige cuatro episodios de la tercera temporada de la serie de Showtime que en España emite Movistar +, incluyendo la traca final, de la que se emociona cuando habla, de una escena con Eva y Josh (Hartnett): "es de lo más bello y brutal que he rodado nunca". Avanza que, en general, sus episodios recuperan el tono de los capítulos que filmó Juan Antonio Bayona (los dos primeros de la serie), "más violento y visceral", con referentes del terror de los 70, frente a la segunda temporada, "más teatral".

Penny Dreadful es su primera serie de televisión, después de haber dirigido en cine a Nicolas Cage o a Sam Rockwell, y no será la última. En verano rodará en Vancouver Dirk Gently, una de detectives para BBC América con guion de Max Landis y protagonizada por Elijah Wood. Y hacia diciembre asumirá el mando de otra serie para el canal AMC, The Walking Dead, sobre la que aún no puede desvelar nada. "Para mí todo es ficción. En cine te puede tocar un productor complicado, al que no le gusta especialmente el cine, mientras que lo que llaman el showrunner en tele es un guionista que adora la historia y que está al mando, lo cual es la mayor suerte del mundo, porque busca el riesgo creativo", reflexiona. "Creo que no hay fronteras ahora mismo. Mientras sea divertido y te emocione, el formato da igual", añade. Además, con un cine polarizado entre megaproducciones de 200 millones y proyectos de menos de un millón, las series han ocupado ese lugar intermedio. "La clase media del cine ha muerto", sentencia. "Ahora mismo la televisión es más cinematográfica que el cine independiente. Nunca había trabajado con tantas grúas como en Penny Dreadful y eso te da una belleza y unas posibilidades estéticas increíbles".

Cabezas empezó a llamar la atención en Hollywood con una ópera prima, Carne de neón (2010), que generó mucho entusiasmo, aunque una vez en Los Angeles constató que no era oro todo lo que relucía. "Los americanos son como niños pequeños, siempre te dicen que están entusiasmados con todo. Luego te das cuenta de que sólo un 1 % quiere trabajar contigo de verdad, los otros simplemente están entusiasmados, para que si un día ganas un Oscar te puedan recordar lo entusiasmados que estaban contigo. Es todo un poco paripé", desvela. Sin pelos en la lengua, el director y guionista sostiene que Hollywood es "una especie de vampiro que sabe que va a morir y está continuamente buscando la sangre de jóvenes talentos para sobrevivir". Pero Cabezas tiene claro cuál es el camino. "Los cineastas españoles que trabajamos ahí tenemos que intentar corromper el sistema desde dentro", señala.

Si todo va bien, el sevillano hará realidad Men with no fear, un proyecto con guion propio que producirá todo un peso pesado como Bryan Singer, conocido por la saga X-Men o Sospechosos habituales, y para el que ya han fichado a Sam Rockwell y a Josh Hutcherson (Los juegos del hambre). Mientras tanto, sigue viviendo a caballo entre Los Angeles y Madrid -"mi día a día es plegar el patinete, meterlo en la maleta y arriba y abajo"- y sueña con dirigir una comedia en España con Carlos Areces y Raúl Arévalo, estilo Spanish Movie. De momento, nada. "Los cantos de sirena de Hollywood son muy potentes", dice el sevillano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios