Carlos Garrido. Director de '24 horas' de RNE

"RNE será siempre una radio plural"

  • El locutor quita peso a las críticas suscitadas tras la salida de Juan Ramón Lucas.

Comentarios 5

Desde hace tres décadas es una de las voces de Radio Nacional, donde ha formado parte de programas muy diferentes, desde los clásicos de R3 hasta los informativos de R5. Desde el pasado mes de septiembre se pone cada noche al frente del 24 horas de RNE.

- ¿Es más fácil tomar las riendas de un programa matinal, dónde las noticias están en plena ebullición, o de uno vespertino, donde pesa más la valoración que la información?

-Desde los 90 he estado ligado a la mañana y ahora estoy viviendo un cambio hacia la reflexión. Los programas nocturnos son más sosegados y te invitan a analizar en profundidad lo que ha pasado durante la jornada. En la noche se vive el periodismo de otra forma, aunque los dos son interesantes. Por la mañana se vive la profesión a tope y, por la tarde, aunque es cierto que en muchas ocasiones hay noticias que surgen a última hora y que te hacen creer que sigues en los programas matinales, hay más tiempo para profundizar.

-La inmediatez que siempre ha caracterizado a la radio parece que se está quedando en un segundo plano con la aparición de las redes sociales. ¿Cree que la función de la radio está tomando otros derroteros, quizá más hacia la reflexión?

-Creo que ambos son complementarios. Las redes sociales son un gran invento y tienen un gran interés también para nosotros los periodistas, sobre todo, porque nos hacen estar comunicados con los oyentes. Cumplen una función diferente y complementaria: mientras que en las ondas son los políticos y los profesionales los que opinan de la actualidad, en las redes sociales son los oyentes los que hacen su aportación a estos mismos temas.

-En una época como la de ahora, tan intensa en noticias, ¿Qué temas son los que priman a la hora de seleccionar la información en un programa como el suyo?

-Como siempre, la actualidad es la que manda. Aunque es verdad que en estos momentos son las noticias políticas y económicas las que más interesan. La gente quiere oír la opinión de los que verdaderamente saben del tema y por eso son las que más proliferan, sin dejar atrás, por supuesto, las noticias sociales y culturales, que también siguen teniendo su peso en el programa.

-En televisión, tanta saturación de temas políticos ha conseguido que los programas de entretenimiento y las comedias estén viviendo su momento de gloria. ¿Podría suceder algo parecido en la radio?

-Es complicado. En la radio existe un equilibrio entre la información y el magacín que es más difícil mantener en televisión, aunque también el entretenimiento juega un papel importante. En un futuro inmediato, es difícil pensar que la política o la economía dejarán de tener un sitio destacado en la radio, porque en este medio el oyente tiene muy fácil cambiar el dial y encontrar cadenas dedicadas por completo al entretenimiento.

-En base a sus 30 años en RNE, si tuviera que comparar, informativamente hablando, la época actual con una etapa similar ¿Con cuál sería?

-He vivido muchos momentos intensos y apasionantes. He vivido muchas crisis, aunque es cierto que ninguna tan intensa como ésta. La Transición, aunque la viví en la radio, me pilló muy joven. En esa etapa también se vivió una época marcada por la crisis y el desempleo, pero no sé si se podría comparar a ésta. Informativamente hablando es difícil encontrar algo parecido, aunque sí te diría que está siendo una época apasionante para estar tras los micrófonos.

-Y de la última etapa de cambios que se ha vivido en RNE ¿Qué tiene que decir? ¿Cómo ha vivido la salida de profesionales con una trayectoria dilatada y una audiencia consolidada?

-Desde los últimos 50 años, cada cierto tiempo se cambia la programación de RNE y, cuando sale un profesional no pasa nada, porque supone la llegada de otro. Cuando se despide a alguien hay que verlo como el final de un ciclo. Yo ahora me encargo del 24 horas, pero dentro de un tiempo lo hará otro y no pasará nada. Más que un adiós supone una continuidad.

-Pero usted compartió micrófono con Juan Ramón Lucas durante un tiempo, supongo que su salida la habrá vivido más de cerca

-Los dos primeros años de Juan Ramón Lucas en la mañana de RNE estuvimos juntos y fue una época en la que me sentí a gusto y trabajamos bien. Pero la verdad es que no entiendo muy bien las críticas. De un lado, se han oído las voces de los oyentes que se han sentido molestos cuando han cambiado a su locutor de cabecera, pero también se han oído las críticas de un sector político que ha querido sembrar la duda aprovechando la marcha de un determinado periodista. En RNE se busca la objetividad como en cualquier otro medio responsable y se intentan hacer los programas lo más objetivos posible. Cuando hay un cambio siempre hay detrás una especulación, pero tengo claro que RNE es una radio plural y lo va a seguir siendo siempre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios