Telecinco se desorienta para retomar la sobremesa

  • 'Yo soy Bea' reduce a la mitad sus seguidores desde el pasado verano y no hay recambio para 'Aquí hay tomate'

Telecinco ha contemplado cómo el episodio de este lunes de Yo soy Bea ha sido la primera entrega ofrecida en los meses de verano que ha estado por debajo de los diez programas más vistos. Si no fuera porque la directiva del canal no ha encontrado una fórmula idónea para la sobremesa, el serial de la revista Bulevar 21 estaría condenado a muerte. Hoy llega Darek, con el morbo de estar muy cerca, al menos en la programación, de su antigua novia, para ayudar al relanzamiento de una telenovela más que desgastada. Hace un año, con la fea en su esplendor, Yo soy Bea lideraba casi todas las jornadas estivales, con 4 millones de espectadores y un 38 de cuota. Además de heredar las buenas cifras de Aquí hay tomate, congregaba a un público diferente que es el que ha ido desertando durante la pasada temporada.

Bea sin Bea se está hundiendo por debajo de los 2 millones de seguidores y con una cuota del 19 por ciento que empieza a tener sabor a fracaso. Aún más sangrante es el resultado de Mujeres y hombres y viceversa, que al ser trasladado a las tres y media de la tarde, a la antigua hora tomatera, se ha quedado con 1,2 millones y una ínfima cuota del 10,7, que es el peor resultado de Telecinco a esta hora en los últimos diez años. El director de contenidos Manuel Villanueva, admitía incluso ayer que la cadena "sigue en obras" para hallar un sustituto al Tomate, cesado en febrero.

El desastre acaecido en esta semana sobreviene del naufragio de días atrás, con los cambios sucesivos a los que Telecinco ha sometido a su parrilla de sobremesa. Una edición tempranera de Está pasando sólo ha contado con tres entregas tras un estrepitoso fiasco frente a Sé lo que hicisteis (La Sexta), el líder de la franja, Amar en tiempos revueltos (La 1), y el recién llegado Lalola (de Antena 3), serial que sin despertar grandes entusiasmos ha puesto nerviosos a los de Telecinco. Con el fin de los resúmenes de OT, a la cadena de Mediaset le queda la esperanza de reanudar un modelo de parrilla de sobremesa a partir de septiembre con el regreso de Gran Hermano.

Agosto se presiente largo para Telecinco, que pese a su batacazo vespertino seguirá liderando las audiencias diarias, pero con un retroceso evidente. La diferencia entre un verano y otro es dos puntos de cuota, los que pierde a la competitiva hora de la siesta. De los 22-21 puntos de 2007 pasa a los 18-19 del presente. El nerviosismo del modelo de sobremesa también se ha trasladado a otras franjas. Desde esta semana el nuevo Valanota pasa a la una de la tarde, dejando de nuevo la rivalidad contra Los Simpson a Arguiñano. En las noches tampoco ha habido compasión del renqueante camino de La que se avecina, retirada del prime time para dar paso a reposiciones de Aída.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios