Los estrenos del trimestre renuevan su futuro

  • Sólo los detectives de 'RIS', de Telecinco, y 'Quart', de Antena 3, han fracasado entre las nuevas ficciones españolas

Aída va a seguir siendo la serie española más vista en la actualidad, pero cuenta con más competencia desde este trimestre. Hermanos y detectives, a la que relevó y que inicialmente comenzó los martes, se despidió por encima de los 4 millones de espectadores. Tras dos temporadas, en las que la audiencia puso difícil la continuidad a las ficciones caseras, el último trimestre del año ha dado la mejor cosecha de producciones españolas y casi todas han firmado su continuidad. El espectador ha aceptado las nuevas propuestas y quería encontrar nuevos personajes made in Spain en el prime time, sostenido en más de la mitad de sus horas por series.

La 1 de TVE que había sufrido reveses como la comedia Como el perro y el gato con Arturo Fernández o La dársena de Poniente, ha añadido nuevos éxitos a su imbatible Cuéntame, que como ya se anunció en primavera continúa más allá de la muerte de Franco, el final inicialmente concebido. La productora Ganga sumó a los Alcántara el thriller autóctono Desaparecida, respaldado por más de 3 millones de incondicionales. El drama, con tintes ampulosos que la comparaban con un Falcon Crest cortijero, Herederos, con Concha Velasco a la cabeza, también ha firmado su continuidad. La productora de Ana Rosa Quintana, Quarzo, ha debutado así con éxito en la ficción. Al serial de sobremesa Amar en tiempos revueltos, fortalecido, se le sumará otra producción nacional.

Antena 3, la cadena que más ha estrenado, con la estabilidad en el prime time ha hallado el apoyo del respetable en dos comedias: La familia Mata, con el posterior fichaje de Marisa Porcel y Pepe Ruiz, despunta como una serie en expansión. El síndrome de Ulises, con Miguel Ángel Muñoz como eje, va a proseguir su andadura tras haber fidelizado a más de 3 millones de espectadores. Sin embargo la cadena de Planeta no tuvo paciencia para mantener en la franja estelar al detective sacerdote de Quart, que desapareció sin dejar rastro en el late-night. Anteriormente su serial español de sobremesa, CLA, ambientado en un hospital, fracasó en la franja y no pudo hacer nada ante la consolidada Yo soy Bea de Telecinco, que tras estrenarse en el verano de 2006 sigue adelante como mínimo hasta finales de la temporada, hasta junio de 2008.

Telecinco sólo muestra un relativo borrón: los forenses de RIS Científica, con José Coronado, y cuya cuota siempre estuvo por debajo de la media de la cadena. El fondo de armario de ficciones del canal es fuerte: Los Serrano, Hospital central, El comisario más la próxima reincorporación de MIR. En la franja de access prime time la revelación fue Escenas de matrimonio, que ha comenzado a declinar y también a dejar sitio a quien suplantó: Camera café.

Cuatro renovó a la policíaca Cuenta atrás, que precisamente fue de más a menos en audiencia, y también a Cuestión de sexo, de Notro Films, que pasó un tanto desapercibida, y a Gominolas, concebida por Nacho García Velilla (Siete vidas), que desde un inicio demoledor cayó a mínimos de poco más de un millón de espectadores.

Canal Sur mantiene a su serie nocturna semanal, Rocío casi madre, surgida del pilar nocturno diario, Arrayán.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios